En apoyo a Pablo Hasél

El Ayuntamiento de Barcelona restituirá el grafiti del rey emérito que borró "por error"

El consistorio asumirá los costes de volver a pintar el mural en el parque de las Tres Xemeneies

Nuevas pintadas en favor de Hasél en el lugar donde el ayuntamiento de Barcelona borró el grafiti del rey emérito. / ELISENDA PONS / VÍDEO: EFE

  • El teniente de alcalde Albert Batlle, jefe de Guardia Urbana, orilla la polémica y evita posicionarse

  • Personal técnico de la policía local tomó la decisión de eliminar el dibujo de manera unilateral, según el consistorio

Se lee en minutos

La crónica del lunes sobre este asunto terminaba con una duda: ¿pedirá el ayuntamiento al artista del grafiti del rey emérito que lo vuelva a pintar tras admitir que fue un error eliminarlo? La respuesta no ha tardado ni 24 horas en llegar. Y sí, el consistorio ya ha solicitado a Roc BlackBlock que restituya en el mismo lugar, el parque de las Tres Xemeneies del Paral·lel, el dibujo que el servicio municipal de limpieza borró por orden de la Guardia Urbana el lunes por la mañana. Aquello, insiste el gobierno local, nunca debió suceder. Sobre quién fue la persona que descolgó el teléfono para dar la orden, se mantiene la incógnita, aunque desde el ayuntamiento se desmiente cualquier teoría de la conspiración.

El concejal de Sants-Montjuïc, Marc Serra, ha sido el encargado de dar la noticia. También fue él quien el lunes compartió el asombro del ejecutivo de la ciudad ante la acción de la policía local. "Hemos conocido la noticia a través de la prensa", defendió, para afirmar después que el grafiti, realizado en el marco de una acción a favor de la libertad de expresión y en apoyo al rapero Pabo Hasél, jamás debería haber sido aniquilado. "Cuando una cosa se ha hecho mal, no solo hay que disculparse, sino que hay que repararlo", ha escrito en el tuit en el que anuncia la intención de recuperar la obra. Serra añade que el consistorio se hará cargo del coste de volver a hacer el dibujo.

El artista ha aceptado la invitación pero no ha trascendido la fecha de la restauración de su obra. Según avanza Marc Garcia, director de Rebobinart, la empresa que gestiona el proyecto 'murs lliures' (grafitis en muros pactados con el consistorio), en principio no se hará hasta después de las elecciones. A través de un comunicado, Roc BlackBlock rechaza que se haga un uso partidista de su dibujo del rey emérito, huye del "politiqueo" y recuerdo que su objetivo era apelar a la libertad de expresión y defender al rapero que está a punto de entrar en prisión por sus letras sobre la monarquía. La propia alcaldesa, a través de Twitter, ha lamentado los hechos y ha reiterado las disculpas de su gobierno ante "una actuación errónea" por parte de la Guardia Urbana.

Sobre la rectificación de Colau, el grafitero comparte las siguientes reflexiones: "¿Es un posicionamiento sincero? ¿Es una pequeña y modesta victoria, puesto que hemos ejercido suficiente presión para motivarla? ¿Es un acto de campaña? ¿Lo son también los que han puesto el grito en el cielo desde otras formaciones políticas?". Este martes, por cierto, han aparecido en las Tres Xemeneies nuevas pintadas de apoyo a Hasél.

La Guardia Urbana depende del teniente de alcalde Albert Batlle, concejal del grupo municipal socialista, que no ha hecho declaración alguna sobre el tema. Consultado por este diario, un portavoz del edil rechazó añadir nada más allá de lo ya comentado por compañeros de la coalición que comanda la ciudad. O lo que es lo mismo, el gobierno formado por PSC y Barcelona en Comú cierra filas en torno a la opinión de que eliminar el grafiti que incluía la palabra 'ladrón' en la frente de Juan Carlos fue un error. Sin que trascienda el punto de vista personal de Batlle. En la CUP, en cambio, lo tienen clarísimo. Durante un acto de campaña este martes, Carles Riera (número dos de la lista de los antisistema) ha sido contundente: "La sombra del Albert Batlle no ha tardado una vez más en reprimir la libertad de expresión. Son cosas que pasan cuando los 'comuns' apuntalan al PSC".

"Compromiso total"

Noticias relacionadas

También a través de las redes sociales, la alcaldesa ha reiterado su "compromiso total con la petición de libertad de Pablo Hasél" y ha apostado por "reformar ya el Código Penal para evitar más vulneraciones de la libertad de expresión. Nuestros votos están para cuando se lleve esta votación al Congreso". En paralelo, y para que esa libertad de expresión no se mancille en la ciudad que gobierna, se ha iniciado una revisión del protocolo de actuación en casos como el del pasado lunes, para las situaciones en las que un grafiti resulte incómodo. Protocolo, sin embargo, quizás sea una palabra muy gruesa cuando, por lo que parece, y según fuentes municipales, en este caso se limita a la decisión tomada por personal técnico de la Guardia Urbana que consideró, sin consultar a instancias superiores y sin denuncia previa, que ese dibujo del rey emérito debía ser eliminado. En próximas fechas, volverá al Paral·lel.

La apisonadora Trump

A finales de octubre, el artista Juanjo Surace aceptó el reto de este diario de realizar un mural sobre las elecciones de Estados Unidos. El resultado fue un artículo de opinión ‘escrito’ con 20 aerosoles que requirió cerca de nueve horas de trabajo. Lo realizó en el mismo lugar en el que ahora ha desaparecido el dibujo del rey emérito que a algún trabajador público del Ayuntamiento de Barcelona no le pareció adecuado.

La obra de este artista nacido en Mar del Pata exhibe a un Trump con los pantalones en los tobillos y sentado en la taza del váter. Conduce una apisonadora de barras y estrellas que va engullendo enfervorecidos seguidores de su doctrina de ‘make America great again’. "Pensé en colar entre ellos un encapuchado del Ku Klux Klan, con su crucifijo ardiente, pero al final lo descarté", aseguró el artista, tras finalizar el mural, que fue portada de la edición del 31 de octubre del 2020.

Lo editorializante del mural es el micrófono. No deja de resultar curioso que un país obseso en ganar siempre de calle la carrera armamentística haya descubierto, tras más de medio siglo y no pocas guerras, que el arma de destrucción masiva por excelencia es el micrófono. El grafiti, como todos los que forman parte del proyecto de ‘murs lliures’ del ayuntamiento, fue efímero. Bastó con que llegara otro grafitero, tras reservar el espacio, para que el Trump quedara sepultado. Algo así sucedería en las elecciones días después de que Surace terminara su obra. Al final afortunadamente, la apisonadora se gripó