desván publicitario

La anciana del anuncio más triste del mundo

  • El cartel con la imagen icónica de una nonagenaria con la que Amics de la Gent Gran reclama ayuda a los ancianos que viven solos pasa al desván publicitario tras ocho años de campaña en Barcelona

  • La imagen de Concepció ha permanecido en los anuncios de TMB tres años después de su fallecimiento con una frase aún vigente: "Nunca pensé que lo peor de hacerse mayor fuera la soledad"

El anuncio de Amics de la Gent Gran en la estación de Tetuan, Barcelona.

El anuncio de Amics de la Gent Gran en la estación de Tetuan, Barcelona. / Iosu de la Torre

3
Se lee en minutos
Oriol Lara

Entre la muchedumbre que viaja en el metro de Barcelona y el ruido de los convoyes que pasan cada tres o cuatro minutos, una imagen se mantiene congelada en el espacio-tiempo. Una mujer mira al vacío desde un ventanal bajo un mensaje a modo de bocadillo: "Nunca pensé que lo peor de hacerse mayor fuera la soledad". Es el anuncio más triste del mundo.

Se llama, se llamaba, Concepció y tenía 92 años cuando la retrataron allá por 2013 para convertirla en la imagen icónica de Amics de la Gent Gran. La nonagenaria de mirada apagada murió hace tres años, sola y casi olvidada por su escasa familia. Su implicación con esta asociación dedicada al voluntariado la perpetuó como una de sus caras visibles. Concepció casi llegó a centenaria convertida en un 'gioconda' metropolitana que alerta en los pasillos subterráneos de la enorme soledad de muchos mayores.

Este 2021 la fundación tiene previsto retirar los carteles y pasar el testigo a otras personas. Una de ellas ha sido durante estas pasadas navidades Maria Muniesa (barcelonesa de 89 años), protagonista del último anuncio dedicado a los mayores que pudieron verse con sus familiares. Maria, por suerte, pudo pasar la pandemia y la Navidad con su hija: “No he estado sola porque tengo una hija que vino a casa después de una operación. Pese a estar encerradas, al menos estuve acompañada”. Se muestra agradecida con la asociación para superar una de las peores experiencias de su existencia: “Pasé la guerra civil, que ya pensaba que había sido lo peor que había vivido, pero esta situación de ahora es todavía peor porque no ves al enemigo”, concluye María.

Además, siente que las consecuencias del covid-19 le llegan ahora: “No salir a la calle me ha pasado factura ahora porque supongo que como yo, a muchas personas mayores nos cuesta la movilidad y este tiempo de no salir no nos ha favorecido.” Al dolor de piernas se le ha añadido una pérdida de visión por lo que ya no puede hacer muchas actividades para estar entretenida: “Hacía manualidades, me gusta coser y leer, pero sin vista me ha ido limitando”, dice Maria. El covid, pese a todo, también le ha aportado cosas positivas, como grabar el anuncio de Amics de la Gent Gran en su propia casa, en Sants, barrio donde ya era conocida por otras apariciones en pantalla. “Vinieron de La 2 hace cinco o seis para a hablar de la asociación, también me llamó Albert Om y me han llevado a tres o cuatro radios como Ràdio 4 o Catalunya Ràdio”. También protagonizó la campaña de Sant Jordi en 2018 de la misma asociación.

La familia, lo más importante

Noticias relacionadas

La colaboración de su familia con Amics de la Gent Gran viene de lejos. Su hermano, que era la persona con más antigüedad de la entidad, falleció el 24 de junio del 2020 en una residencia y ella cree que fue por la soledad: “No fue por virus este, sino por la soledad que han tenido que vivir estas persona porque estuvo solo en la residencia”.

Maria Muniesa empezó en la asociación el 2005 impulsada por su marido: "Él tuvo Alzheimer y no quería ir a los encuentros de la entidad. Cuando él faltó, el voluntario que tuvo quiso continuar conmigo y yo sí que he ido haciendo excursiones". Y con emoción lo recuerda: “Me casé con el hombre que quería, si volviera a nacer y lo tuviera que repetir me volvería a casar con el mismo hombre. Tuve dos hijas y fui tan feliz, que para mí la familia es lo más importante de mi vida”.