Movilidad sostenible

Barcelona cobra a partir de este lunes por cargar el vehículo eléctrico

  • Las tarifas variarán según la ubicacion (aparcamiento municipal o calle), el momento del día y el tiempo de uso, y estarán entre los 0,22 y los 0,49 euros por kWh, de las más caras de España y Europa.

  • La red Endolla Barcelona dispone de 512 puntos de recarga y los usuarios deberán registrarse para acceder a una batería de descuentos en los bonos de suscripción anuales que habrá que contratar.

Punto de recarga coche eléctrico.

Punto de recarga coche eléctrico.

Se lee en minutos

Mientras la ciudad de Barcelona mantiene el registro como la más atascada de España, incluso en tiempos de pandemia, el Ayuntamiento de la ciudad ha introducido una nueva medida para disuadir del uso del coche. En un momento en el que las principales capitales buscan ofrecer el sello medioambiental de movilidad sostenible, el consistorio barcelonés dejará de apostar por el uso del vehículo eléctrico y empezará a cobrar a partir de este lunes por la recarga en los puntos públicos.

Hasta hoy, se podía enchufar a los puntos de la red Endolla Barcelona de forma gratuita, pero ahora habrá que pasar por caja si queremos mantener la etiqueta de 'ecológicos' en los desplazamientos urbanos.El usuario tendrá que pagar entre 0,22 euros y los 0,49 euros por kiloWatio/hora, una de la cifras más altas de las que se cobran en las diferentes ciudades europeas.

Punto de recarga coche eléctrico

/ Ferran Nadeu

No obstante, Barcelona no es la única en cobrar por la recarga en postes públicos. Las principales capitales como Madrid, Paris y Londres, también cobran.

Protesta del sector

La nueva medida, que saltó a la luz por sorpresa la pasada semana tras la publicación en la página web de la gestora de recarga municipal de las tarifas que los usuarios deberán abonar a partir de mañana, ya ha sido criticada por diferentes estamentos que no entienden la postura del consistorio de Ada Colau. Desde el grupo municipal de Ciudadanos, a través de su presidenta Luz Guilarte, consideran que "es un error, ya que si queremos facilitar la transición hacia el vehículo eléctrico debemos implantar medidas y ayudas que favorezcan e incentiven su uso, no impedimentos".

También han protestado por la medidad desde el Gremi Motor, que engloba a las entidades del sector, que lamenta la medida que "servirá de referencia al resto de municipios que hasta ahora ofrecían gratuitamente la recarga". Desde el consistorio mantienen que la energía no es gratis y que cobar por ella no es un delito.

Tras acabarse la gratuidad de los puntos de recarga, la única herramienta de atracción que podemos encontrar para promover el uso del coche eléctrico es la gratuidad de estacionamiento en la zonas azules y rebaja en las zonas verdes si no se es residente en la zona.

Afán recaudatorio

En un primer momento, dentro del Plan de Movilidad Urbana 2019-2024, el Ayuntamiendo de Barcelona apostaba por "facilitar el trasvase modal hacia medidas más sostenibles, moderar el consumo de energía en el transporte y reducir su contribución al cambio climático, así como aumentar la proporción del consumo de energías renovables y 'limpias'", con ello se entendía que potenciar el uso del vehículo eléctrico era una prioridad.

Mapa recarga coche eléctrico de Endolla Barcelona

/ Endolla Barcelona

No obstante, uno de los puntos del #PMU2024 también recalcaba la necesidad de contribuir a la recuperación económica, de ahí que ahora se apueste por cobrar para recargar en los puntos públicos. Por eso, muchos de los contrarios a la medida, consideran que se ha priorizado más la vertiente recaudatoria, poniéndola por delante de la promoción del coche eléctrico y la necesidad de bajar las emisiones.

Un sistema complejo

Los usuarios de la red de recarga municipal se enteraron de la nueva medida a través de un mensaje en el que se anunciaba este cambio radical de política. En estos momentos hay cerca de 5.000 usuarios registrados en la plataforma Endolla Barcelona, que deberán escoger entre uno de los varios sistemas de pago para recargar sus vehículos en los más de 512 puntos de recarga repartidos por la ciudad.

Los puntos cuentan con los tipos de conectores rápidos Chademo, CCS y Menekes, y los de moto tipo Schuko. El coste será distinto en función de si se apuesta por una recarga en la calle o en un aparcamiento municipal, y por el tipo de usuario (particular o profesionales). Siempre será necesario realizar una carga mínima.

Zona de recarga de vehículos eléctricos.

/ El Periódico

Los precios que ha fijado Endolla Barcelona (que anuncia una media mensual de 7.000 recargas) dependen de la frecuencia de uso y de si se hace mediante un modo de suscripción o pago por cada recarga. Las tarifas van desde 0,22 euros el kWh en el caso de una carga nocturna en puntos situados en aparcamientos subterráneos de B:SM hasta 0,49 euros para un uso esporádico de día en la calle.

Con ello, la recarga de un coche híbrido enchufable puede situarse cerca de los seis euros y la de un eléctrico, sobre unos 25 euros. El Ayuntamiento ofrece en plan promoción un descuento del 50% para una suscripción de 100 euros para los contratos que se formalicen hasta el 30 de junio.  

Zonas de recarga coche eléctrico

/ Electromaps

Se establecen cinco modos diferentes de contratación. EcoFriend, una suscripción anual de 50 euros para turismos, furgonetas y motos, que se podrá compartir con dos familiares. Los precios recarga para turismos y furgonetas en los aparcamientos muncipales de 27 céntimos por kWh de día y 22 céntimos de noche (recarga mínima de un euro), mientras que en el caso de hacerlo en la calle, el precio será de 0,40 euros y 0,35 euros (recarga mínima de 2,5 euros). Las motos pagan menos.

Punto de recarga público coche eléctrico

/ Ferran Nadeu

La modalidad EcoMoto está pensada solo para motocicletas y se basa en un abono anual de 25 euros. Para los profesionales se establece la modalidad EcoPro, también con suscripción anual de 100 euros, con precios entre 0,22 euros y 0,35 euros por kWh. También se ofrece el sistema EcoMoto Pro, pensado para recargar flotas profesionales de motocicletas, con suscripción anual de 45 euros y precios entre 0,22 y 0,28 euros por kWh en función del punto de recarga y hora del día.

Finalmente, se establece la modalidad EcoOne, para un uso esporádico y sin suscripción anual, válido para todo tipo de vehículos. Los precios en este caso van desde los 0,30 euros por kWh (de noche y en aparcamiento municipal, a lo que hay que sumar el precio del estacionamiento) hasta los 0,49 euros para la recarga en un punto situado en la calle.

A la cola mundial

Tanto la ciudad de Barcelona como el resto de España, están a la cola en cuanto al precio que se pagar por recargar un vehículo eléctrico. En una tabla comparativa elaborada por la consultora Compare The Market, el precio medio en España de por kWh es de 0,218 euros. Nuestro país ocupa el puesto 33 del ránking, superado solo por Eslovenia. El punto en el que cuesta menos la energía de recarga es en Turquía, con 0,075 euros por kWh, seguidos por Lituania (0.080 €), Noruega (0.085 €), Austria y Chile (0.086 €).

Mapa puntos recarga en España

/ Electromaps

Te puede interesar

Si contemplamos todos los puntos de recarga, incluyendo los municipales, encontraremos que en España la red más cara es la de Endesa (0,49 euros) y ahora también Barcelona. Repsol cobnra 0,47 euros por kWh y la EMT de Madrid 0,40 euros (0,35 euros si se carga en aparcamiento municipal). Iberdrola cobra 0,30 euros en sus estaciones, mientras que la red internacional Ionity (a la que están adheridas varios fabricantes de automoción) tiene una tarifa plana de 8 euros (0,20 euros para 40 kWh). Existen varias redes y aplicaciones, como Electromaps en el que se pueden encontrar los puntos de recarga en varias localidades europeas (152.852 puntos entre públicos gratuitos y de pago), además de poder activarlos desde el smartphone.

El precio de recarga de un coche eléctrico medio para poder realizar 100 kilómetros (consumiendo 15 kWh) puede estar sobre los 7,35 euros.