Con auriculares

La Guàrdia Urbana de Barcelona impide una 'fiesta silenciosa' en un piso del Eixample

Los organizadores tenían preparado un equipo de sonido y veinte auriculares para que no se oyese la música desde el exterior

Equipo de música intervenido por la Guàrdia Urbana

Equipo de música intervenido por la Guàrdia Urbana / GUÀRDIA URBANA DE BARCELONA

1
Se lee en minutos
Efe

Efectivos de la Guàrdia Urbana de Barcelona evitaron en la noche del viernes la celebración de una fiesta 'silenciosa' en una vivienda del barrio del Eixample e intervinieron los equipos de sonido y los numerosos auriculares que iban a utilizar los asistentes para evitar que la música alertara a los vecinos.

La fiesta iba a celebrarse en un piso de la Gran Vía de Barcelona y fue abortada antes de su inicio, después de que los vecinos avisaran a la Guàrdia Urbana al advertir que se estaban metiendo en el edificio equipos de música y sospechar que se estaba montando una fiesta, han informado a Efe fuentes de la policía local barcelonesa.

Cuando los agentes accedieron al piso, la fiesta aún no había empezado e identificaron a las únicas tres personas que había en esos momentos, presuntamente responsables de su organización.

La Guardia Urbana intervino los equipos de sonido y una cantidad importante de auriculares, que los asistentes iban a utilizar presuntamente para que el sonido de la música no les delatara.

Noticias relacionadas

La vivienda donde iba a celebrarse la fiesta no disponía de las licencias necesarias para montar celebraciones de este tipo y, según los auriculares decomisados, se sospecha que iba a acoger a una veintena de personas.

Las medidas restrictivas debido a la pandemia de la COVID-19 impiden la organización de celebraciones de este tipo y las medidas restrictivas impiden reuniones de más de 6 personas si no son convivientes.