Coches quemados y otros destrozos

Altercados en la comisaría de Mossos del Prat por cortes de luz en el barrio de Sant Cosme

Las 93 conexiones fraudulentas de suministro eléctrico suspendidas estaban relacionadas con plantaciones de marihuana

Un vehículo de los Mossos d’Esquadra.

Un vehículo de los Mossos d’Esquadra. / Albert Bertran

Se lee en minutos

El Periódico

Decenas de personas han protagonizado este jueves por la noche altercados ante la comisaría de los Mossos del Prat de Llobregat y sus alrededores por el corte de 93 conexiones fraudulentas de suministro eléctrico, relacionadas con plantaciones de marihuana, en el barrio de Sant Cosme de la localidad. 

Según ha explicado la policía catalana, hacia las 21.30 horas, después de la entrada y registro en dos domicilios con plantaciones de marihuana, varias decenas de personas, repartidas en grupos, han empezado a tirar piedras contra la comisaría, situada en el mismo barrio de Sant Cosme, y los vehículos policiales, así como contra autobuses urbanos que pasaban por la zona. 

Los vecinos, que reclamaban que volviera la luz a los domicilios, también han quemado un coche, tumbado contenedores en medio de la calle y han provocado destrozos en señales de tránsito y demás mobiliario urbano

Vinculado con el cultivo de marihuana

Los Mossos d'Esquadra han explicado que los hechos coinciden con el corte de 93 conexiones fraudulentas vinculadas al cultivo de marihuana que la compañía eléctrica ha llevado a cabo esta semana. Es el mismo barrio donde tres bloques se han quedado totalmente sin luz. 

Sobre los incidentes, fuentes sindicales han señalado que los pocos efectivos que había dentro de la comisaría se han opuesto "como han podido" a los agresores y han tenido que pedir refuerzos a la Brigada Móvil (BRIMO) y al Área Regional de Recursos Operativos (ARRO). 

Las mismas fuentes han denunciado que los efectivos que estaban en la comisaría -unos ocho agentes y una furgoneta de ARRO- no han recibido la ayuda de la BRIMO hasta las 1.30 horas de la madrugada. 

Incidentes sin enfrentamientos directos

Las carreras entre alborotadores y Mossos se han alargado durante horas y hasta las cuatro de la madrugada no se ha dado la situación por controlada. 

Los incidentes han concluido sin enfrentamientos directos entre las partes ni heridos y tampoco han habido identificaciones o detenciones. 

Aumento de la conflictividad

El portavoz del sindicato policial USPAC, Albert Palacio, ha pedido al 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper, que dé explicaciones sobre los hechos y ha exigido su dimisión por la inacción del departamento y la falta de seguridad en la zona que han denunciado reiteradamente. 

Te puede interesar

Tanto USPAC como el sindicato SAP-FEPOL han alertado en varias ocasiones de que desde principios de año ha aumentado la conflictividad entre los policías y algunos vecinos de la zona de Sant Cosme, con episodios como pinchazos de ruedas a vehículos policiales, agresiones o amenazas. 

La tensión en el barrio ha crecido por operaciones policiales como la entrada en dos bares de la zona, que se llevó a cabo con un gran despliegue de efectivos que incluyó un helicóptero, o los cortes de luz para anular las conexiones fraudulentas relacionadas con plantaciones de marihuana.