Barceloneando

‘Plantfluencers’: ‘influencers’ con buena planta

En Barcelona ya no abren floristerías, sino 'plant boutiques'. Los 'instagramers' rastrean especies en busca de 'likes'. Los expertos en plantas ahora son estrellas virales

Influencers con muy buena planta

Influencers con muy buena planta / Silver Larrosa

4
Se lee en minutos
Ana Sánchez
Ana Sánchez

Periodista

Especialista en Barcelona. Busca historias increíbles y coordina las páginas de ocio de ‘On Barcelona’.

ver +

Parece que te has colado en 'Jumanji'. Abres la puerta con prisa urbanita y, ¡zas!, puñetazo de verdor de jungla. Habrá 400 plantas en apenas tres pasos. Verdes, albinas, alguna carnívora. Cinco minutos aquí y ni arquearías la ceja si ves brotar a un hombre de algún tiesto a lo 'Amanece que no es poco'.

Casa Protea. Es un nombre que te dirá de carrerilla cualquier moderno. Tienda fetiche de hípsters y 'planthunters'. No es una floristería. “No”, menean la cabeza los propietarios. “No al uso, al menos”. Tiene más de 21.000 seguidores en Instagram.

“¿Tú eres de potos o de pileas?”, preguntan ahora los 'millennials' al ligar

Las plantas –proclaman las redes- son los nuevos gatos/perros. Mascotas con raíces. Hay hasta quien les pone nombre. Ya no abren floristerías, sino 'plant boutiques'. Circulan por internet diccionarios de especies hípsters, trucos de botánica para gafapastas. “¿Tú eres de potos o de pileas?”, preguntan los 'millennials' al ligar.

Es de las pocas cosas que se pueden predecir para este 2021: los confinamientos del nuevo año nos pillarán en junglas domésticas. Hace años que es una tendencia en auge: “Urban jungle". Las estrellas virales que ahora se extienden por Instagram y Youtube son los 'plantfluencers': 'influencers' con buena planta, sí, pero esta vez literal. 

“Casi cada día hay un 'hashtag' de plantas en Instagram”, resoplan Jesús y Pancho tras el mostrador de Casa Protea. #monsteramonday, #pileatuesday, #philodendronfriday, #sansevieriasunday. Son las primeras palabras que hay que aprender para mirar a alguien por encima de las hojas. Hace tiempo que los 'instagramers' rastrean especies en busca de 'likes'. No hay que ser un experto: muchas de las piezas más buscadas las podría cuidar hasta Froilán. Hay más de 5 millones de publicaciones en Instagram solo con el 'hashtag' #houseplants. Las próximas generaciones de plantas –predeciría ahora Darwin- brotarán con hojas con forma de palo selfi.

Las próximas generaciones de plantas, diría ahora Darwin, brotarán con hojas con forma de palo selfi

“Las plantas forman parte de tu historia”. Pancho Doren y Jesús Monteagudo añaden sentimentalismo al fenómeno. Debes dar por hecho que se van a ir por las ramas. Deformación profesional. Son más jóvenes que algunas de las plantas de su tienda. 'Millennials' treintañeros de aura 'instagrameable'. Bajo la ropa llevan una protea tatuada. En su casa tienen cien compañeras de piso con raíces. En Chile, allí se conocieron, llegaron a convivir con 200 plantas en 40 metros cuadrados. Sí, a poco que te descuides, te dejarán aquí plantado.  

Pancho Doren y Jesús Monteagudo, rodeados de plantas fotogénicas en la entrada de Casa Protea.

/ ELISENDA PONS

Hace más de tres años que se instalaron en Gràcia (Ramón y Cajal, 124). Su clientela cada vez es más joven, aseguran. Entre los 20 y los 40. La pandemia ha dado un empujón a la fiebre verde. “De repente nos hemos visto confinados –justifica el 'boom' Jesús-. ‘Ostras, quizá me falta aquí un poquito más de vida’”.  

En febrero abrirán (covid mediante) un nuevo local en el Eixample (Comte Borrell, 147). Las plantas se han convertido “en un lugar común”, apunta Pancho. “Hasta es una manera de socializar”. Cuando las restricciones lo permitan, retomarán los talleres y las “fiestas de intercambio de esquejes”.

Aún está por explotar en España el 'boom' de los 'plantfluencers'. En EEUU se multiplican por Instagram y Youtube. Al canal de Garden Answer ya se han unido más de un millón de suscriptores. “Tienen ofertas de libros, patrocinadores, cientos de miles de seguidores”, detalla Andrea Mejías. Ella analizó este año el fenómeno para su trabajo final de máster.

La mayoría de 'plantfluencers' son mujeres 'amateurs' de entre 20 y 30 años

Plantfluencer: “Personas que hablan sobre plantas y sus cuidados”, resume. La mayoría –concluyó- son "mujeres, amateurs, entre 20 y 30 años”. Sí, es un fenómeno muy 'millennial', asiente. Ella lo es: 28 años. Se volvió loca por las plantas hace tres, cuando se mudó a Barcelona desde Venezuela. Es quien está detrás de la cuenta de Instagram y blog Plantrópica. Aquí, apunta, ya se empiezan a extender las tiendas de coleccionista.

En mayo abrió Casa Pampa (Lleialtat, 10). “Vegetal concept store”, se define en Instagram. Acogedor oasis en el Raval con plantas fotografiables, terrarios selváticos, macramé artesanal y dos gatos cotillas. Nada de flor. Sus dueños acaban de llegar de Francia: Marie Dubois, 28 años, Joffrey Couillard, 32. Allí hay mucho 'plantfluencer', dicen. Vaticinan que se extenderán pronto por España. “Las plantas –sonríen- sientan bien al cuerpo”.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

“La gente está tomando conciencia de su importancia”, se alegra Janet. Ella abrió también en mayo Studio Topic (Gal·la Placídia, 14). “Plant boutique”, se denomina en redes. Mini vergel hipnótico en Gràcia que haría salivar a Mowgli. 400 plantas en 20 metros cuadrados. Se ven ediciones limitadas.

Janet Ramírez, 45 años, es artista y paisajista veterana. Lleva años investigando sobre la inteligencia de las plantas. “Aún hay gente que cree que nos roban el oxígeno”, resopla. ¿Que por qué este resurgir botánico? “Es que está comprobado científicamente –se encoge de hombros-: te hacen feliz”.    

Noticias relacionadas

En la elaboración de este reportaje también han participado Eva Domínguez (dirección creativa) y Silver Larrosa (ilustraciones).