POLÍTICA MUNICIPAL

Barcelona impulsa la transición energética y el fomento de la energía verde

El ayuntamiento invertirá 50 millones para atraer a los sectores privados a invertir 100 más, en una estrategia para acelerar la transcición energética

La idea, impulsada a propuesta de ERC y que cuenta con el apoyo de JxC, busca ser "un instrumento en la lucha contra el cambio climático"

Un operario instala una placa solar técnica en Santa Coloma de Gramenet.

Un operario instala una placa solar técnica en Santa Coloma de Gramenet. / JOAN PUIG

Se lee en minutos

El Periódico

La teniente de alcaldía de Agenda 2030, Transición Digital, Deportes y Coordinación Territorial y Metropolitana del Ayuntamiento de Barcelona, Laia Bonet; el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia; el concejal de ERC, Jordi Coronas y Elsa Artadi, presidenta del grupo Junts per Catalunya, han presentado este miércoles lo que han bautizado como MESBarcelona, Mecanisme per l'Energia Sostenible de Barcelona; un nuevo proyecto que busca acelerar la transición energética e impulsar la implantación de energía renovable en la ciudad. "Una respuesta al momento de crisis social y económica que vivimos; un instrumento de lucha contra el cambio climático", ha resumido Bonet, subrayando la importancia de las alianzas con el sector privado por la que apuesta la iniciativa, en la que el ayuntamiento invertirá 50 millones.

El proyecto, propuesto por ERC para los presupuestos 2020, tiene como objetivo "generar actividad económica y empleo en el contexto de la crisis covid y, a la vez, acelerar la mejora energética de los edificios de la ciudad incorporando la generación renovable". El mecanismo prevé un modelo de negocio donde el ayuntamiento y los privados recuperen la inversión gracias a los ahorros energéticos generados y, por tanto, no requiere financiación por parte de los propietarios particulares.

Aprovechar el potencial de las azoteas

Los proyectos de rehabilitación energética y de instalación de fotovoltaicas a desarrollar se presentan además como "una oportunidad para revertir la actual situación del parque de viviendas envejecido y poco eficiente energéticamente" y para aprovechar el potencial solar de las azoteas de la ciudad.

Los 50 millones invertidos por el municipio quieren atraer fondos privados para poder invertir conjuntamente, "como mínimo, 166 millones en proyectos de rehabilitación energética y de instalación de fotovoltaicas en la ciudad". "Se prevé que esta iniciativa tendrá un efecto multiplicador del impacto de la inversión municipal y del número de proyectos que se hacen en la ciudad y permitirá incrementar en un 66% la generación renovable local actual", han apuntado.

"Modelo de inversión atractivo"

Los dos partidos de gobierno, ERC y JxC entienden este nuevo instrumento como "una oportunidad para atraer hacia Barcelona el interés de operadores energéticos y fondos especializados en el impulso de renovables y de hacerlo con un modelo de inversión que sea atractivo para la ciudadanía, que no ha de aportar recursos". 

Te puede interesar

Se busca también dar respuesta a diferentes metas que se ha marcado la ciudad, como la Declaración de emergencia climática, la Agenda 2030 y Barcelona Green Deal, que tienen como objetivo minimizar la dependencia energética de los combustibles fósiles, fomentar la generación local de energía renovable y "reducir radicalmente las emisiones de CO2 en la ciudad". La previsión es lograr una reducción de emisiones equivalente a 19.000 vehículos.

La coinversión se concretará en diferentes grupos de proyectos dirigidos a la mejora energética de la ciudad con medidas activas (instalación de placas fotovoltaicas) y pasivas (mejora de aislamientos, reposición de ventanas...).