ESCRITO DE ACUSACIÓN

La fiscalía reclama 5 años de prisión por una agresión homófoba en el metro de Barcelona

Los tres implicados en la paliza se enfrentan a una pena de cinco años de cárcel

Una estación del metro de Barcelona, en una foto de archivo.

Una estación del metro de Barcelona, en una foto de archivo. / Manu Mitru

Se lee en minutos

J. G. Albalat

La fiscalía contra los delitos de odio y discriminación de Barcelona reclama en su escrito de acusación cinco años de prisión para tres hombres, uno de ellos de nacionalidad hondureña, acusados de agredir a otro por su orientación sexual en enero de 2019 en una estación del Metro de Barcelona. La víctima, D. J. M. de 23 años, sufrió heridas que le requirieron dos meses y medio de curación. En el suceso participó un menor de edad.

La agresión se produjo a las 6 de la mañana del 12 de enero de 2019 cuando D. J. M., enfermero de profesión, se dirigía a trabajar. El hombre entró en un vagón de un metro de la L-1 con una camiseta que los agresores, que estaban dentro del convoy, asociaron al colectivo homosexual. El menor que iba con ellos profirió entonces insultos al joven con frases como "no eres un hombre, eres maricón", que  el resto de los implicados jaleaban con risas, e hizo un ademán de abalanzarse sobre él.  El enfermero contactó entonces con el servicio de seguridad a través del interfono y los agresores dejaron meterse con él.

Con proposito de humillarle

Te puede interesar

Al cabo de un rato, la víctima se apeó en la estación de Urquinaona y se dirigió hacia las escaleras de salida, pensando que los acusados permanecían en el vagón del convoy, lo que no fue así. La fiscalía sostiene en su escrito que con el "propósito de seguir humillándole y amedrentándole", así como con el ánimo de "menoscabar su integridad física", los imputados bajaron al andén y siguieron al afectado.

Al llegar este a las escaleras de salida, el menor corrió hacia la víctima y le acometió por la espalda "lanzándole un puñetazo a la altura del cuello con tal ímpetu que le hizo caer al suelo". Este mismo y otro de los inculpados aprovecharon esta circunstancia para propinarle repetidamente patadas y puñetazos por todo el cuerpo, especialmente en la cara, y poco después se sumó al ataque otro de los acusados. Durante la paliza, el otro implicado permaneció "impasible observando" como el resto arremetía contra el joven, que yacía en el suelo malherido.