TIROTEO DEL EIXAMPLE

Arrels se presentará como acusación popular contra el guardia urbano que disparó al indigente

"La intervención tendría que haber sido social, pero, desgraciadamente, fue policial", dice el director de la fundación, Ferran Busquets

Captura de víedo del momento de los disparos en el tiroteo de la Guardia Urbana a un indigente en el Paseo Sant Joan

Captura de víedo del momento de los disparos en el tiroteo de la Guardia Urbana a un indigente en el Paseo Sant Joan

Se lee en minutos

El Periódico

La Fundación Arrels se dedica a ayudar a las personas sin hogar que duermen en la calle. A través de sus redes sociales, han anunciado que se presentarán como acusación popular contra el agente de la Guardia Urbana que el pasado sábado disparó contra una persona sin hogar que presuntamente le quería agredir con un cuchillo.  A consecuencia del tiroteo, el hombre ingresó en el Hospital de Sant Pau, donde evoluciona favorablemente dentro de la gravedad. 

El vagabundo, de nacionalidad húngara, vivía desde hace unos meses a la intemperie en el paseo de Sant Joan de Barcelona y había mantenido contacto tanto con los servicios sociales municipales como con los voluntarios de la Fundación Arrels. La cual ha informado que ha decidido presentarse como acusación popular tras conocer más detalles del suceso y "para estar informados al detalle del procedimiento, pedir actuaciones durante la fase de instrucción, como la oportunidad de aportar testigos o imágenes, y velar para que se tenga en cuenta la perspectiva de las personas sin hogar en el proceso", según declaran ellos mismos en su perfil de Twitter.

El suceso

El sábado unos vecinos alertaron del comportamiento del individuo que se encontraba en la céntrica calle de Barcelona donde solía pernoctar. Varios agentes de la Guardia Urbana acudieron al lugar, donde uno de los policías disparó al abdomen al indigente cuando éste se le aproximaba con intención de atacarle armado con un cuchillo en una mano, según declaró el agente.

El director de Arrels, Ferran Busquets, tras conocer más detalles del suceso, ha explicado que el origen de la actuación policial se produjo por una llamada "de unas molestias a un vecino". "No se ha concretado ni detallado nada más. Desgraciadamente no es anecdótico que alguien llame porque ve a alguien en la calle y le molesta. Ojalá se llamase por la vulneración de derechos", ha lamentado Busquets.

En opinión del director de Arrels, "la intervención tendría que haber sido social, pero, desgraciadamente, fue policial. E incluso, esta intervención social, estirando mucho el concepto, podría haber sido hecha por los mismos agentes si conociesen mejor las problemáticas sociales". A lo que añade que "todo apunta a que los agentes no sabían nada de nada de los posibles antecedentes de la persona, por lo que el hecho de que tenga o no tenga es totalmente irrelevante para valorar lo que pasó, y no puede justificar nada de la actuación". 

Ferran Busquets ha intervenido esta mañana en Radio Televisión Española para detallar los motivos de esta decisión por parte de la Fundación. 

Según Busquets, "el cuchillo no era grande, sino de una medida normal. Este es uno de los puntos más controvertidos. De la misma manera que todos tenemos un cuchillo en casa, la gente que no tiene casa también los utilizan, por ejemplo para comer fruta".

"Mirando las imágenes se puede descartar con poco riesgo de equivocarse que la persona no amenazó ni fue un peligro para los agentes. Además, parece que tenían muchas opciones para 'reducirlo' en caso de que la amenaza hubiese sido real", ha concluido Busquets, que ha compartido estas reflexiones en las redes sociales.

Te puede interesar