BAJA LA PRESIÓN SANITARIA

El centro de enfermedades de transmisión sexual de Drassanes reabrirá parcialmente el 30 de noviembre

Parte del servicio que fue trasladado a Vall d'Hebron volverán a funcionar en el equipamieto del Raval

Habrá seis consultas en funcionamiento para turberculosis, profilaxis Pre-exposición, salud internacional y pediatría.

El equipamiento del Raval, cerrado temporalmente, el pasado 19 de noviembre.

El equipamiento del Raval, cerrado temporalmente, el pasado 19 de noviembre. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Toni Sust

El Centre de Salut Internacional i Malalties Transmissibles Drassanes-Vall d’Hebron rebrirá parcialmente sus puertas en el número 17 de la calle de Sant Oleguer, en el Raval, el próximo 30 de noviembre. El  Hospital de la Vall d’Hebron, de quien depende el servicio, ha tomado la decisión ante la mejora de los datos de la crisis sanitaria en Catalunya, que ha rebajado la presión asistencial. El centro reabrirá sus puertas con seis consultas. De ellas, dos estarán destinadas a la PrEP (profilaxis Pre-exposición), dos a la tuberculosis y dos, a salud internacional y pediatría.

El centro cerró sus puertas en octubre trasladó los servicios de los que se ocupa, dolencias de transmisión sexual, tuberculosis y enfermedades importadas, entre otras, a Vall d’Hebron. Una decisión que suscitó protestas de varias entidades y que el hospital justificó por la necesidad de contar con los profesionales de Drassanes - infectólogos, neumólogos, epidemiólogos y pediatras- en el frente de la Covid-19. Su director asistencial, Antonio Román, subrayó el pasado 19 de noviembre que los tratamientos en curso se mantenían, y que lo único que quedaba suspendido era el Drassanes Exprés, la posibilidad de hacerse una prueba de forma anónima para saber en tan solo tres horas si se padece una enfermedad de transmisión sexual. Por ahora, ese servicio permanecerá inactivo.

Emplazamiento provisional del centro en Vall d'Hebron. / ÁNGEL GARCÍA

Entidades como Gais Positius denunciaron que muchos usuarios del centro de Drassanes, situado en el 17 de Sant Oleguer, no irían a Vall d’Hebron. Román admitió que eso podía suceder, y aseguró que en cuanto fuera posible se volvería a abrir la sede del Raval. “El lugar donde estaba era clave para esos colectivos”, subrayó Quim Roqueta, presidente de Gais Positius. “No es una decisión estratégica, es una necesidad, una adaptación a la demanda”, replicó Román.

Te puede interesar

1.000 consultas

El director asistencial relató que el traslado no era una improvisación, sino una medida contemplada en el plan de contingencia de Vall d’Hebron. Fuentes del hospital explican que durante este periodo, el servicio trasladado ha atendido un millar de consultas. El traslado generó una protesta, el sábado, frente al equipamiento de Sant Oleguer. Roqueta explicaba la semana pasada que el servicio del Raval ya rebajó su atención después del confinamiento, al restringir algunas visitas.