01 dic 2020

Ir a contenido

retoques en las restricciones

Los bares podrán abrir por la tarde aunque no hagan cenas

El plan de desescalada del Govern permite finalmente cualquier tipo de servicio entre las 18.00 y las 21.30 horas

La patronal celebra la modificación, ya que la medida inicial dejaba a muchos negocios sin actividad vespertina

Patricia Castán

Bares de la barceloneta desinfectando los cristales, el pasado verano.

Bares de la barceloneta desinfectando los cristales, el pasado verano. / MANU MITRU

Los bares y cafeterías catalanes podrán trabajar normalmente, sirviendo bebidas, meriendas o cualquier tipo de producto también durante las tardes. Finalmente, el texto publicado hoy sábado por el Govern en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) no limita a las cenas a la operativa de bares y restaurantes a partir de las 18.00 horas y hasta las 21.30, como se había anunciado previamente.

El sector era muy crítico con esa intención inicial, que dejaba fuera de juego a muchos establecimientos que no sirven cenas, pero sí trabajan con bebidas, tapas, meriendas y otros productos. La Generalitat ha eliminado dicha restricción en el texto final de la regulación, tras la petición explícita del Gremi de Restauració de Barcelona al Departament de Salut, ayer, señalan fuentes de la patronal.

Desde el gremio mantienen que la medida original "no tenía sentido". "Era legislar de espaldas a la realidad, porque la gente no cena a las seis de la tarde", apunta un portavoz, satisfecho con el cambio.

A partir de este lunes y hasta el 7 de diciembre (cuando se implantará una nueva fase de desescalada), la restauración volverá a levantar la persiana en Catalunya en horario de 6.00 a 21.30 horas para consumir en los establecimientos, lo que permitirá acatar el toque de queda a las diez de la noche. En el interior el aforo se limitará al 30%, mientras que en las terrazas se podrá ocupar el 100%, siempre que el espacio permita una distancia de dos metros entre espalda y espalda de los comensales. Las mesas serán para un máximo de cuatro personas, salvo grupos de convivencia. El servicio de comidas a domicilio y para llevar mantiene los horarios actuales.

El sector trabaja intensamente este fin de semana para poner a punto los negocios, ya que son muchos los que han permanecido cerrados desde el pasado 14 de octubre cuando se decretó el cierre excepto para servicios de 'take away' o reparto a domicilio. Por un lado, aprovisionándose tras 40 días sin actividad. Por otro, preparando la instalación de sus mesas, interiores y exteriores, para acatar las nuevas reglas del juego.