REACTIVACIÓN SIN FECHA

Madrid: museos y ferias cuando el turismo salga del pozo

La ciudad se centrará en la cultura y los grandes eventos para volver a atraer a viajeros

Solo un tercio de los hoteles de la capital se encuentra abierto, con una ocupación del 15%

El Museo del Prado, el pasado sábado. 

El Museo del Prado, el pasado sábado.  / EFE / FERNANDO ALVARADO

Se lee en minutos

Los dirigentes políticos madrileños llevan meses insistiendo en que cuando la pandemia acabe, sea cuando sea, los turistas volverán a la capital, porque sus elementos más atractivos "continúan estando aquí". Es cierto. Aquí siguen. Vacíos, pero siguen. La plaza Mayor era este martes un solar abandonado, una estampa irreal solo rota por las islas de mesas y sillas vacías de las terrazas, donde los camareros, inmóviles, miraban hacia ningún lado, porque tampoco había nada que mirar. No había colas frente al Santiago Bernabeú. En la puerta principal del museo del Prado, los guías daban vueltas sobre sí mismos, ociosos, esperando con desgana la aparición de algún ejemplar de una especie casi desaparecida desde mediados de marzo: el viajero.

Cuando vuelva, todo continuará igual. El Ayuntamiento de Madrid, que considera un éxito su modelo turístico, se encomienda al doble trampolín de los últimos años para que retome el vuelo en fecha indeterminada: cultura y reuniones, ya sean congresos, seminarios o ferias.

"Cuando la situación permita la entrada libre en Madrid, pondremos en marcha campañas para la atracción de turistas nacionales e internacionales, haciendo especial hincapié en el importantísimo capital cultural que atesora la ciudad, con grandes museos y galerías, la recuperación de los grandes musicales y la puesta en valor del patrimonio arquitectónico", explican en el Área de Cultura, Turismo y Deporte del consistorio, que dirige Andrea Levy, del PP, exdiputada del Parlament.

El miércoles de la semana pasada, la ciudad fue reconocida en los World Travel Awards como el mejor destino para el turismo de reuniones de Europa. Madrid ha destronado a Barcelona en esta categoría. Entre el 2014 y el 2016, la capital catalana ganó tres veces este premio. En el 2017, fue París. Y en las últimas tres ediciones, la agraciada ha sido Madrid. El ayuntamiento, que también anuncia "campañas específicas dirigidas a los propios residentes de la comunidad autónoma para que vuelvan el centro de la ciudad" (al estilo de lo que ha hecho París), quiere aprovechar de nuevo este tirón.

"Madrid es líder en turismo de reuniones –explican en el consistorio-. Esperamos que las grandes ferias previstas para el año que viene puedan finalmente llevarse a cabo. Algunas de ellas, como Fitur o Arco, dos referentes, han retrasado sus fechas habituales con la perspectiva de que puedan realizarse con un escenario más favorable. Supondría una inyección económica para la ciudad y para revitalizar un sector que ahora mismo está casi en punto muerto".

Las diferencias

En el mundo de ayer, cuando no había coronavirus y los desplazamientos no estaban restringidos, Madrid tenía con el turismo una relación algo distinta a la de Barcelona. Había más plazas hoteleras, pero la ciudad es mucho más grande y la sensación de saturación no se encontraba tan extendida. Hasta hace pocos años, la mayoría de barrios conservaba parte de su identidad, bares y comercios de siempre, y aunque eso había comenzado a cambiar, el barrio de los Austrias, por ejemplo, todavía se encontraba muy lejos en este sentido del Gòtic. Los episodios de 'turismofobia', en forma de pintadas o ataques, eran menos comunes. Y quienes visitaban Madrid combinaban en muchas ocasiones lo profesional y lo lúdico: eran viajeros que acudían a un congreso y después aprovechaban para quedarse unos días como turistas.

Te puede interesar

Esta última diferencia puede explicar en parte que la evolución turística de las dos ciudades durante este año no haya sido exactamente igual. Según el último Barómetro del sector hotelero en España, durante los primeros nueve meses del 2020, en Barcelona se ocupó el 28,6% de las plazas hoteleras abiertas, mientras que en Madrid el porcentaje ascendió hasta el 36,1%.

Lo cual no quita que el panorama sea aquí también desolador, catastrófico para el gremio, y que el ayuntamiento insista en que hay que "apoyar" al sector. Ahora mismo, Madrid tiene dos tercios de sus hoteles cerrados. Solo hay 130 establecimientos abiertos y la ocupación se sitúa en torno al 15%. "¿Previsiones a corto plazo? –se pregunta una portavoz de la Asociación Hotelera de Madrid- No tenemos ninguna. Es imposible saber cómo estaremos en Navidad".