CEREMONIA CONTROVERTIDA

El arzobispado, desconcertado por las reacciones a la misa de la Sagrada Família, se disculpa

La Iglesia sostiene que se cumplían "todos los requisitos legales y condiciones sanitarias"

Albert Batlle, en primera fila (a la derecha) del acto de beatificación celebrado en la Sagrada Família con 600 personas. / VÍDEO: ACN

1
Se lee en minutos
El Periódico

El Arzobispado de Barcelona ha mostrado  su "desconcierto por la respuesta de algunas autoridades" a la ceremonia de beatificación de Joan Roig, "que cumplía todos los requisitos legales y condiciones sanitarias", ha remarcado, aunque ha pedido "disculpas a aquellas personas se hayan sentido heridas".

A través de un comunicado emitido este domingo, el arzobispado ha reaccionado así a la polémica generada por esa ceremonia de beatificación, que se celebró en la Sagrada Família y a la que asistieron varios centenares de personas, entre ellas el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella, aunque con el aforo reducido a un tercio debido a las actuales circunstancias sanitarias.

El Departament de Salut de la Generalitat avanzó este sábado que iniciará un expediente para investigar si en el acto celebrado en la Sagrada Familia se han cumplido todas las medidas de protección de la salud, y tanto la 'consellera' de Salut, Alba Vergés, como el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, entre otros dirigentes políticos, han censurado la celebración de este acto.

Momento delicado

En el comunicado, el arzobispado subraya que la beatificación de ese joven laico de 19 años que fue asesinado al inicio de la guerra civil española estaba prevista "desde hacía un año", pero que ha coincidido en un momento "especialmente delicado" por la pandemia.

Noticias relacionadas

Por una parte, el arzobispado y la Asociación de Amigos de Joan Roig Diggle, como organizadores del acto, piden "disculpas a aquellas personas que se hayan sentido heridas, mientras sufrimos restricciones en nuestra vida laboral y familiar", dicen.

No obstante, recuerdan que la misa "se celebró cumpliendo escrupulosamente todas las medidas exigidas por la legislación vigente".