nueva etapa

Barcelona impulsa una mayor iluminación navideña para resucitar el centro

El espectáculo de encendido, el día 26, vuelve a Ciutat Vella pero adaptado a la situación de pandemia

El ayuntamiento aumenta las subvenciones del montaje y amplía la ornamentación a más calles y los 39 mercados

Se lee en minutos

Patricia Castán

La Navidad del 2020 debía marcar el punto y aparte en el historial de iluminación festiva de Barcelona de los últimos años. Tras las reiteradas quejas del comercio y la hostelería por la austera política de Ada Colau al respecto, se forjó la promesa de una nueva etapa desde este año, que la pandemia no permitirá desplegar aún del todo. No obstante, la iluminación navideña que se activará el próximo día 26 cumple ya con algunas de las demandas del sector y pone la lupa en el epicentro de la crisis local: Ciutat Vella. Para paliar la brutal caída de ventas de la zona (vacía de turistas y compradores), el espectáculo central de encendido de los montajes se hará en el Born, a la par que por primera vez se ornamentarán puntos estratégicos como la plaza de Catalunya. En esta ocasión, los comerciantes se tendrán que rascar menos el bolsillo porque el ayuntamiento aumenta un 65% su presupuesto al respecto, subvencionando el 75% de los montajes de los ejes participantes.

Entre las novedades del año que ha presentado hoy jueves el teniente de alcalde de Promoción Económica, Jaume Collboni, destaca el inicio de la nueva estrategia de unificar criterios de diseño a nivel de ciudad, con la implicación de 16 de los ejes comerciales en el concurso para la selección de los montajes. Se impulsa también un nuevo enfoque global navideño "más creativo", con dirección artística a cargo de Oriol Martí.

En cuanto a las zonas engalanadas, se ha recuperado a Balmes como vía iluminada a cargo del consistorio, en la misma línea de otras ya consolidadas que sin ser comerciales se adornan como calles principales de ciudad: Aragó, Gran Via, Paral.lel (con nuevos leds) y Universitat. Y se da continuidad al debut del año pasado de Via Laietana y plaza Urquinaona. Se innova también vistiendo los 39 edificios de los mercados municipales, como epicentros de los barrios, y se vuelve a incorporar tras un paréntesis a la Diagonal, la Via Trajana y el paseo de la Verneda. Los refuerzos llegan a Creu Coberta y Pelai, donde en lugar de adornos en las aceras volverán a haber arcos lúmínicos de lado a lado.

En total, serán 100 kilómetros lineales con leds, con una potencia contratada de 1.000 kw, frente a los 828 kw del 2019. A diario se activarán a las 17.30 horas, mientras que está por determinar el horario de apagarlas, en función de si hay o no toque de queda.

Imagen virtual de la Gran Via.

Un largo debate, varios años de pugnas y la entrada en el equipo de gobierno del PSC se saldaron el año pasado con el anuncio de muchos más recursos para dotar a la ciudad de una puesta en escena navideña más al estilo de las grandes ciudades europeas. Los operadores se quejaban de tener que abonar el 50% de los costes (entre los comerciantes asociados, aunque se beneficiasen todos) y de una ornamentación más bien modesta, a la que algunos ni llegaban económicamente. Con el objetivo de posicionarse como un destino navideño para el turismo o los compradores del resto del país, se pedía un mayor despliegue, que Collboni se comprometió a impulsar de cara ya a este 2020.

El comercio confía en que las fiestas se conviertan en "un gran acto de proyección de Barcelona"

Finalmente, los rigores y problemas logísticos por la pandemia han impedido ser más ambiciosos en cuanto a diseño y concepto, a la vez que las arcas de las entidades de comerciantes se habían resentido por la bajada de ventas y el cierre de establecimidentos en las zonas más céntricas. De momento, el reto ha sido "crear condiciones y estado de ánimo" que propicie una buena campaña de ventas, ha dicho el edil. Todo ello ha llevado al municipio a incrementar su presupuesto para iluminación en un 65% (pasando de 1,2 a 1,71 millones de euros), aunque el aumento efectivo en ornamentación es de 112.000 euros. El resto se destina este año a subvencionar las luces de los ejes participantes, de modo que los operadores en lugar de pagar la mitad de sus instalaciones abonan solo una cuarta parte, ha detallado la concejala de Comercio, Montse Ballarín, quien considera que la ciudad está dando "un primer paso" importante.

Montaje de Sol Picó

Como el Born está siendo -junto con el Gòtic- uno de los grandes perjudicados de la desaparición del turismo por la crisis sanitaria,  para tratar de dinamizarlo, el espectáculo de encendido oficial que en los últimos años se había descentralizado a los barrios más periféricos (el año pasado en Sant Andreu) regresa al centro de la ciudad, el día 26 a las 18.00 horas. En concreto, a las fachadas del antiguo mercado, en las que se instalarán pequeñas plataformas para completar la coreografía "casi catártica" 'Covidal'. La ejecutará la artista Sol Picó con un equipo de nueve bailarines y seis músicos, representando la "desesperación y la esperanza" ante la situación vivida por el coronavirus. Desde el dolor, al reencuentro familiar (ahora más íntimo) en fechas navideñas, con los preparativos y ritual al calor de una mesa y énfasis en los menús festivos, como guiño a comerciantes y proveedores, destaca el consistorio.

Ante la incertidumbre sobre la evolución del covid-19 y las posibles restricciones del momento, se han preparado dos posibles estructuras. Una sería con público limitado según protocolos de seguridad, y la otra sin asistentes y enfocada solo a su retransmisión televisada por Betevé. En ambos casos, se perimetrará la zona para que no haya visibilidad a distancia ni efecto llamada de asistentes.

Modelo Barcelona para el 2021

Tras este año casi surrealista, el ayuntamiento espera que el 2021 ya marque una nueva etapa en la mejora de la parafernalia navideña del espacio público. Desde hace meses ya trabaja con las entidades del comercio para dar un paso adelante en este ámbito, y con una gestión unificada comanda por el ayuntamiento. Para la próxima edición está previsto un gran concurso para el diseño de las calles y ejes comerciales, con la idea de "un relato único de ciudad" y un concepto común que desarrolle un 'modelo Barcelona". Los criterios serán de diseño y sostenibilidad y a partir del marco que fije el estudio ganador se desarrollarán las propuestas de cada vía o zona, ha avanzado Collboni.

Noticias relacionadas

Las entidades de comerciantes han aplaudido este primer avance en las políticas navideñas de la ciudad y más en un año tan complicado. Para Gabriel Jené, presidente de Barcelona Oberta, hasta ahora la planificación de estas fiestas era un puro "trámite" para este ayuntamiento. Confía en que a corto plazo se conviertan en "un gran acto de proyección internacional de Barcelona"

De momento solo queda descartado el belén de Sant Jaume

El ayuntamiento asegura que a fecha de hoy solo se ha descartado el montaje del belén de la plaza de Sant Jaume, para evitar afluencias de visitantes. El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, asegura que los Reyes Magos sí llegarán a Barcelona, aunque este año será de "forma diferente". La evolución de la pandemia marcará el modelo final de cabalgata de los reyes. Ha confirmado que sí se celebrarán ferias navideñas como la de la Sagrada Família, validada ya por el Procicat al tratarse de un mercado perimetral, mientras que se está trabajando en la de Santa Llúcia (mucho más multitudinaria) para darle un formato acorde a las necesidades de seguridad sanitaria. En cuanto a las actividades familiares en la plaza de Catalunya, ha afirmado que habrá que esperar un par de semanas para ver en qué fase se encuentran las restricciones y decidir que se puede llevar a cabo.