MOVILIZACIÓN EN GRÀCIA

La buganvilla sobre la Ronda de Dalt

Vecinos de Penitents se oponen a la construcción de un bloque de vivienda pública sobre un concurrido parque

Se ofrecen a buscar pisos vacíos en el barrio para convertirlos en sociales y evitar así edificar el espacio

Las vecinas Anna y Pilar, este martes en el jardín de Penitents.

Las vecinas Anna y Pilar, este martes en el jardín de Penitents. / SERGI CONESA

Se lee en minutos

El poderoso fucsia de la buganvilla que ilumina el lugar es casi capaz de hacer olvidar por un instante que el frío noviembre está al acecho. El colorido arbusto trepa sobre un muro frente a la concurrida petanca pocos metros por encima de una descubierta Ronda de Dalt. "Nos enteramos de que aquí iban a hacer pisos porque vimos a los operarios haciendo catas en medio del parque", señala Pilar Moya Martínez señalando el espacio, un empinado terreno, asilvestrado en la parte que da a la carretera de la Arrabassada, y un soleado y tranquilo lugar de encuentro social -los bancos bajo la buganvilla al sol invitan a sentarse- en la parte de la Ronda de Dalt. Pilar y Anna Soler Casas son dos de las vecinas del barrio de Vallcarca i Penitents, en Gràcia, que se han organizado para intentar convencer al ayuntamiento de que ese espacio -calificado como equipamiento- es "un pulmón" para el vecindario y que "hay alternativas para ganar vivienda pública". "Nos hemos ofrecido a ayudarles a detectar pisos vacíos en el barrio, para convertirlos en vivienda social. No es necesario construir más", señalan las mujeres, que han formalizado la asociación de vecinos Vallcarca-Penitents para poder afrontar esta lucha.

"Todos estamos de acuerdo en que la situación actual la vivienda pública es necesaria, pero también lo es el medio ambiente y los espacios en los que se produce vida vecinal. Nosotros insistimos en que podemos ayudarles a hacer un listado de pisos vacíos, ya construidos, para ganar vivienda social sin tener que dañar un espacio verde importante para los vecinos como este", insisten las vecinas, quienes han colgado carteles de 'Salvem el parc' en sus balcones, han recogido un millar de firmas y han acudido a la Síndica de Greuges al ver su derecho de participación vulnerado.

Pilar y Anna cuentan que, a los pocos días de enterarse de la inminente construcción de pisos en el parque acudieron a una audiencia pública en el distrito para preguntar qué pasaba, donde les informaron que en el terreno, de propiedad municipal, estaba previsto levantar 34 viviendas dotacionales para personas mayores.

Te puede interesar

Estrategia de ciudad

El concejal de Gràcia, Eloi Badia, explica que este solar entra dentro de una estrategia municipal para activar una gran cantidad de suelo para ampliar el parque público de vivienda. "El uso de la petanca se planteó en su día como provisional, pero somos conscientes de que esos usos provisionales generan un arraigo, con lo que la petanca se trasladará unos 300 metros, a un terreno que ya pertenece a Horta-Guinardó, pero que ya hemos hablado con el distrito y no habrá problema", apunta el edil, quien insiste en que la operación no solo hará ganar vivienda pública, sino que también mejorará el espacio público. "Ese tramo de la ronda se terminará cubriendo en los próximos años; de hecho es el tramo más sencillo de ejecutar. Hay que visualizar la transformación total del espacio", concluye Badia, quien añade que el inicio de las obras es inminente de construcción de las viviendas es inminente.