25 nov 2020

Ir a contenido

Incidente en Barcelona

Condenado un taxista que se negó a ofrecer un servicio a un invidente y su perro guía

El acusado ha aceptado una pena de seis meses de inhabilitación y el pago de 1.600 euros de indemnización

El Periódico

Taxis en Barcelona.

Taxis en Barcelona. / Joan Cortadellas

Seis meses de inhabilitación y un pago de 1.600 euros de indemnización es la condena que ha aceptado un taxista de Barcelona por rechazar dar servicio a una persona invidente y su perro guía. El juzgado número 20 de Barcelona ha sancionado al conductor con medio año de inhabilitación también para el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre. Se le acusa de vulnerar la ley del taxi y los derechos fundamentales y las libertades públicas de una persona acompañada de perro de asistencia.

Los hechos ocurrieron el 16 de octubre del 2018 en la avenida Meridiana de Barcelona. Primeramente, el invidente llamó un taxi con la ayuda de una tercera persona, y cuando se dispuso a entrar en el vehículo, el acusado se "negó rotundamente" a ofrecer servicio al cliente y gritó "perros no, perros no", informa EFE.

Aunque estaba obligado por ley a permitir la entrada del animal, el taxista reinició la marcha y el invidente, que todavía tenía medio cuerpo dentro del coche, se golpeó con el marco de la puerta del vehículo y sufrió una contusión en el hombro y cervicalgia.

Proceso judicial

El fiscal ha argumentado que la persona invidente y su perro guía forman una totalidad, e impedir el acceso al perro guía comporta la denegación delictiva del servicio a su dueño con discapacidad visual.

El juez ha aplicado al taxista el atenuante de reparación del daño puesto que abonó antes del juicio la mayor parte de la indemnización de 1.600 euros que se le ha impuesto en concepto de responsabilidad civil por las lesiones y el daño moral causado.