PLAN DE SEGURIDAD PARA EL 2021

La Guardia Urbana incrementará un 32% la presencial policial nocturna en Barcelona

El cuerpo incrementa de cuatro a seis el número de unidades operativas para reforzar Ciutat Vella y el Eixample

El número de agentes del turno de noche asciende a 414 y deberán hacer frente a unos 97.000 inicidentes al año

Intervención policial de la Guardia Urbana en el barrio de Gràcia

Intervención policial de la Guardia Urbana en el barrio de Gràcia / ARNAU BACH

Se lee en minutos

Fue uno de los mensajes que más repitió durante la campaña electoral de las municipales del 2019. Seguramente, porque sabía que su rival natural, Ada Colau, no tendría izada la bandera de la seguridad. El socialista Jaume Collboni prometió más agentes y "terminar con la crisis de inseguridad que vive Barcelona". Este viernes, ahondando en la voluntad de quedarse ese nicho político, el teniente de alcalde Albert Batlle, miembro del grupo municipal socialista, ha presentado un plan gracias al cual la Guardia Urbana incrementará su presencia nocturna un 32%. Se hará en base a la ampliación del número de unidades operativas: a esas horas funcionan cuatro comisarías y a partir del 23 de enero se ampliará a seis para que Ciutat Vella y el Eixample tengan una que se dedique solo a estos distritos, los que más incidentes registran. 

En el turno de noche del 2019 se atendieron 97.000 incidentes que generaron un total de 6.400 detenciones o personas investigadas. Para todo ello, La Urbana dispone de una plantilla de 315 agentes distribuidos en cuatro comisarías y la idea es que al término del 2021 sean 414, en parte gracias a las nuevas promociones que están entrando en el cuerpo (serán un millar durante todo el mandato, si se cumple lo prometido). Esta organización obliga a las unidades a hacerse cargo de distritos ajenos, lo que genera situaciones policialmente inquietantes, como que una misma operativa se encargue ella sola de 50 kilómetros cuadrados o que tenga que atender lo que pase desde Montjuïc hasta la zona urbana más recóndita de Collserola. 

Te puede interesar

"Más músculo"

Según el teniente de alcalde de Seguridad, estsa nueva organización dotará "de más musculo a la Guardia Urbana y permitirá una mayor eficacia en la actuación policial". Sobre todo en Ciutat Vella (18.435 incidentes en el 2019) y el Eixample (17.349). El resto de distritos quedan distribuidos en las otras cuatro comisarías: Gràcia junto a Sarrià-Sant Gervasi, Nou Barris con Horta-Guinardó, Sant Martí con Sant Andreu y Sants-Montjuïc con Les Corts. El intendente mayor de la policía de Barcelona, Pedro Velázquez, ha explicado que en las reuniones con los vecinos, uno de los temas que siempre aparece son los problemas de convivencia en horario nocturno. Esta reestructuración, ha señalado, permitirá una intervención más directa y ágil en los incidentes. La idea de futuro, sin un plazo concreto, es que cada uno de los 10 distritos de Barcelona cuente con su propia unidad nocturna. Para cumplir con esa promesa de más policía y más cercana.