30 nov 2020

Ir a contenido

la fiesta de los muertos

Barcelona anticipa a este sábado la apertura de cementerios para Todos los Santos

En los camposantos del Poblenou, Sant Andreu y Les Corts de Barcelona habrá agentes cívicos para reforzar la información y la seguridad

Las ceremonias de estas fechas como misas, conciertos de música clásica, rutas y visitas culturales quedan canceladas

Anna Rocasalva

Ambiente en el cementerio de Montjuïc el día de Todos los Santos del 2018.

Ambiente en el cementerio de Montjuïc el día de Todos los Santos del 2018. / RICARD CUGAT

La tradición del día de Todos los Santos en que muchas familias aprovechan para ir al cementerio y visitar las tumbas de sus difuntos, arreglar las lápidas, depositar flores, también va a verse afectada este año los estragos de la pandemia del covid-19: Además este es un año especialmente doloroso para todas aquellas personas que han perdido a un ser querido y no pudieron darle una merecida despedida debido a las restricciones.

Para distribuir la afluencia de visitantes, que deberán llevar mascarilla obligatoria y en ningún caso podrán beber o comer en el interior de los camposantos, la Generalitat de Catalunya aconseja a los ayuntamientos que amplíen los horarios de apertura y que haya agentes que controlen el cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene. El aforo de los grandes cementerios catalanes queda limitado a 2.000 personas.

Ampliación de horarios en Barcelona

En el caso de Barcelona, los nueve cementerios ampliarán los horarios y los servicios a partir de este sábado, pero ajustarán los protocolos a la situación sanitaria y regularán el acceso para evitar las aglomeraciones. Así, durante dos fines de semana, el del 24 y 25 de octubre y el del 31 de octubre y 1 de noviembre, todos los cementerios de la ciudad abrirán de 8 a 18 horas. 

“Se trata de los mismos horarios que los años anteriores, ya que tampoco esperamos grandes aglomeraciones, aunque sea un momento tan doloroso”, informan fuentes del Ayuntamiento de Barcelona. 

El presidente de la Associació d’Empreses de Serveis Funeraris de Catalunya (Asfuncat), Josep M. Mons, suscribe la afirmación del consistorio barcelonés: “Hemos notado un aumento de la actividad en los cementerios ya que las familias sintieron la necesidad de despedirse de sus difuntos y hacer ceremonias a posteriori tras el confinamiento. Las visitas se han ido distribuyendo estos meses y por eso no creemos que haya aglomeraciones los días 1 y 2 de noviembre”, resume.

Agentes cívicos en los cementerios

Como novedad, en los cementerios del Poblenou, Sant Andreu y Les Corts habrá agentes cívicos para reforzar la información de las medidas preventivas y la seguridad. “Estos son los camposantos más pequeños de Barcelona, donde se calcula que pueden venir más visitantes porque se puede acceder a pie, a diferencia de otros más grandes como el de Montjuïc”, argumentan fuentes de Cementiris de Barcelona.

Sin embargo, este año no se ofrecerán las actividades con público que se celebran habitualmente en estas fechas como misas, conciertos de música clásica, talleres para niños y familias, rutas y visitas a la colección de carrozas fúnebres, según ha informado el consistorio barcelonés. En cuanto a los puntos de venta de flores, los habrá en los cementerios de Poblenou, Sant Andreu, Montjuïc y les Corts.

Minuto de silencio

El próximo 30 de octubre, el sector funerario se unirá para rendir homenaje a las víctimas de la pandemia y a sus familias. La iniciativa, impulsada por la patronal española Panasef (Asociación Nacional de Servicios Funerarios), quiere mostrar el compromiso con el acompañamiento a los seres queridos en su proceso de duelo, y rendir también un reconocimiento a la labor profesional del personal funerario, el último y, a veces, olvidado eslabón de la cadena sanitaria durante esta pandemia. “Este acto es necesario porque los trabajadores también hemos vivido momentos de una intensidad física y emocional brutales”, expresa Josep M. Mons.

El 30 de octubre a las 9.00h se guardará un minuto de silencio en el que destacará la presencia de tres tipos de flores seleccionadas por su simbología. El crisantemo, que representa la eternidad, para honrar la memoria de los muertos; el clavel, encarnando la amistad y el afecto sincero hacia las familias; y la gerbera rosa, simbolizando el agradecimiento a todos los profesionales por su compromiso diario.

Temas Cementerios