25 nov 2020

Ir a contenido

BALANCE MUNICIPAL

Barcelona pacificará los entornos de 78 escuelas entre este año y el próximo

Las actuaciones beneficiarán a 26.217 alumnos y supondrán una inversión de 4,6 millones de euros

El plan Protejamos las escuelas incluye recuperar 4.400 metros cuadrados de asfalto para los peatones

Helena López

Escuela Univers, en Gràcia, cuyo entorno ya ha sido pacificado.

Escuela Univers, en Gràcia, cuyo entorno ya ha sido pacificado. / JOAN CORTADELLAS

El detonante fue, como en demasiadas ocasiones, una desgracia. El atropello mortal de un niño de cinco años en la puerta de la escuela Grèvol, en la calle de Provençals, en Sant Martí. Una desgracia "evitable", como la definió ayer recordando al pequeño Hugo en el primer aniversario de su muerte la alcaldesa Ada Colau. El accidente desencadenó movilizaciones ciudadanas exigiendo seguridad en los entornos escolares. Su fruto es el proyecto municipal Protejamos las escuelas, cuya ampliación y balance ha sido presentado este martes por la propia alcaldesa y la concejala de Urbanismo, Janet Sanz.

La alcaldesa ha recordado el informe hecho público este lunes en el que calcula que la contaminación provoca mil muertes prematuras al año. "Cifras que no podemos normalizar y que también se combaten con medidas como esta, ya que el mismo informe señala que una de cada cuatro escuelas están expuestas a unos niveles de contaminación que sobrepasan los límites aceptables por la normativa europea", ha enmarcado la medida la alcaldesa, insistiendo en que se trata de un proyecto de ciudad. "El objetivo es transformar el urbanismo y la movilidad de Barcelona a partir de los colegios. Hacer una ciudad más humana, más segura y más agradable", ha explicado la alcaldesa detallando que entre este 2020 y el 2021 se pacificarán los entornos de 78 escuelas de la ciudad en los 10 distritos, "lo que significa proteger a más de 26.000 niños y niñas". Para ello se invertirán 4,6 millones. 

Reducir la velocidad y el número de coches

El objetivo final, ha proseguido la edila, es que entre este mandato "y el próximo" se protejan todas las escuelas de la ciudad. "No podemos normalizar la inseguridad que nos genera el nivel de tráfico de la ciudad. Tenemos que reducir la velocidad y reducir el volumen de coches. Esta transformación no tiene marcha atrás. Tenemos que ganar un espacio público de calidad, done los niños puedan encontrarse y jugar", ha asegurado Colau subrayando uno de sus mantras. 

El plan de protección de los entornos escolares también se propone avanzar en 2021 en la señalética. El compromiso municipal presentado este martes es que durante el 2021 todos los colegios tengan el logo naranja de Protejamos los colegios.   

Una ciudad a 30 kilómetros por hora

La concejala de Urbanismo Janet Sanz ha reiterado la idea de que se trata de un "proyecto central" y ha asegurado que si suman las 53 escuelas en las que prevén actuar el curso próximo y las actuaciones en el marco del programa del Consorcio de Educación de Barcelona Ampliemos las escuelas, el año que viene habrán mejorado los entornos de más de cien escuelas de la ciudad. "Este programa forma parte de un modelo de transformación de Barcelona. Queremos una ciudad donde la norma sean los 30 kilómetros por hora", ha añadido Sanz quien ha aportado cifras como los 4.000 metros de asfaltados ganados para el peatón en ejes como Bailén, Balmes o Travessera de Gràcia.

La primera pacificación fue el pasado enero en la escuela Grèvol de Sant Martí, donde empezó todo, y en verano se puso en marcha el paquete de 25 centros previstos para este año 2020. Des estos, hoy por hoy se han completado 13, hay siete más en obras y en noviembre se iniciarán otros cinco. Si nada falla, según los cálculos del municipio, a finales de este año 9.210 alumnos podrán disfrutar de los nuevos espacios y se habrá ganado cinco calles en las que será prioritario el peatón, 38 nuevas áreas de juego y más mobiliario urbano.

En cuanto a las 53 escuelas del 2021, que agrupan 17.007 alumnos, en estos momentos se está trabajando en "la concreción de los proyectos", con la intención de ejecutar todas las obras entre julio y agosto, aprovechando las vacaciones escolares. "La elaboración de los proyectos se hará de la mano de la comunidad educativa, a partir de varias sesiones participativas para identificar bien las necesidades de cada centro", ha destacado Sanz.