VETO A LOS VEHÍCULOS CONTAMINANTES

Más de 10.000 multas en la ZBE en dos semanas

Las sanciones se han impuesto durante la segunda quincena de septiembre al entrar en vigor la Zona de Bajas Emisiones

La Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona ya se encuentra en vigor. / LAURA GUERRERO / EFE VÍDEO

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO

Desde la puesta en marcha del régimen sancionador de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), el Ayuntamiento de Barcelona ha impuesto multas de 100 euros a 10.761 coches y motos muy contaminantes, por circular sin etiqueta medioambiental entre el 15 de septiembre -cuando se implementó la norma- y el 30 del mismo mes. El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, ha informado hoy del primer balance de esta restricción que afecta a Barcelona, Sant Adrià del Besòs, L'Hospitalet, Esplugues y Cornellà. En estos municipios se ha impuesto el veto de circular a los vehículos contaminantes entre las siete de la mañana y las ocho de la noche.

Badia ha destacado que en el área de prohibición de la ciudad de Barcelona, desde que se empezó a multar, el porcentaje de vehículos muy contaminantes sin moratoria ni permiso especial para circular por la ZBE ha bajado del 3% al 1% del parque circulante. "Cuando lleguen las multas, desaparecerá" ese porcentaje, ha afirmado el concejal. Porque ha explicado que de esas casi 11.000 multas muy pocas han llegado a manos de los infractores por cuestiones de tramitación. 

Menos vehículos con etiqueta B

Te puede interesar

En este primer balance, Badia también ha asegurado que, desde que se anunció en el 2017, la ZBE ha permitido reducir 550.000 desplazamientos con los vehículos más contaminantes en la ciudad, 285.000 desplazamientos de vehículos sin etiqueta y 265.000 de vehículos con etiqueta amarilla (B). Si hace tres años, el 20% de vehículos que circulaban por la ciudad no tenía etiqueta, el porcentaje es hoy del 3%. Además, según detalló el concejal, los vehículos con etiqueta B, han pasado de representar el 43 al 27% en tres años, lo que supone 265.000 desplazamientos menos. En ese sentido, mostró su satisfacción porque se "ha conseguido transformar un tercio de los vehículos que circulan por la ciudad en tres años".

Badia ha explicado que los niveles de óxido de nitrógeno (NOx) en el aire de la capital catalana han bajado con la implantación de la ZBE y mejorado respecto a antes de la pandemia, pero han empeorado respecto a julio y superado en algunas estaciones los límites de la Organización Mundial de la Salud y la UE, porque la movilidad privada está aumentando y ya se ha recuperado al cien por cien. Un hecho que coincide, además, con el menor uso del transporte público desde el inicio de la pandemia.