PROYECTO EN MARCHA

Plan de inclusión digital del Ayuntamiento

El consistorio incorpora agentes TIC en Besòs-Maresme, el Raval, Trinitat Nova, Trinitat Vella y Nou Barris

Una agente de apoyo digital del ayuntamiento junto a un usuario, en el casal del barrio Besòs-Maresme.

Una agente de apoyo digital del ayuntamiento junto a un usuario, en el casal del barrio Besòs-Maresme. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO

La pandemia ha sacado a luz muchas carencias en el sector más vulnerable de la población. Para paliar esas limitaciones en tiempos de distancia social, el Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este jueves un plan de inclusión digital diseñado para ayudar a esa población más precaria. Esta medida incluye diferentes proyectos, y uno de ellos se ha dado a conocer con el plan piloto en el casal de Besòs-Maresme con Laia Bonet, teniente de alcalde y responsable de transición digital, como portavoz municipal. 

De momento, el plan incluye a cinco barrios: Raval, Besòs-Maresme, Trinitat Nova, Trinitat Vella y Nou Barris ofreciéndoles la oportunidad de tener un agente TIC, de apoyo en el uso de las nuevas tecnologías digitales, a su disposición. Estos agentes acompañarán y asesorarán a las personas que necesiten hacer trámites administrativos, en este caso del Ayuntamiento. “Una de las cosas que más ha sufrido tanto la administración como la población durante este confinamiento es la posibilidad de moverse, por eso, muchas de las personas que siempre habían hecho estos trámites de manera presencial se encontraron con que las oficinas no eran accesibles, sencillamente porque no estaban abiertas como buena parte de los servicios que requerían presencialidad”, ha recordado Laia Bonet.

Ayudas al sector más vulnerable

Una de las primeras medidas del Ayuntamiento ha sido ampliar el número de trámites que se pueden hacer de manera digital. Por ello este plan se presenta como un acompañamiento o capacitación de personas que no han utilizado habitualmente las tecnologías para dirigirse a la administración. “Lo que hemos visto hasta ahora, tras los primeros 15 días de esta prueba piloto, es que esta medida, más allá de la situación actual, ha de acabar formando parte de la estrategia de inclusión digital del ayuntamiento”, ha apuntado la responsable municipal de transición digital .

El perfil que mayoritariamente se acerca a las instalaciones se sitúa en personas entre 20 y 40 años con estudios de primaria y secundaria. Según la agente Alba Molina, los trámites más comunes que se llevan a cabo responden a situaciones vinculadas al mundo laboral. “La más común es que la gente no puede pedir el subsidio por desocupación, el servicio de ocupación es el más colapsado”. 

Te puede interesar

La realidad de la brecha digital 

No es ya un problema de brecha digital, sino estructural. El laberinto de trámites que los usuarios deben hacer para obtener los certificados digitales y los pagos de subsidios, unidos con la poca coordinación entre las administraciones, ha generado situaciones de emergencia. Así, Halil, uno de los usuarios a los que Alba ha atendido, lleva dos meses intentando pedir el pago por desempleo e incluso ha tenido que dormir dos días en la calle. No tiene ordenador y una vez ha obtenido el PIN para pedir el paro junto con la agente TIC, la pantalla les mostraba un error que les imposibilitaba entrar en la interfaz, reforzando de nuevo la idea de que los procesos de tramitación se deben mejorar y agilizar.