25 oct 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Xavier Trias: "No tiene sentido seguir con los apartamentos turísticos. Hay que apostar por los hoteles"

El exalcalde llama a reordenar el turismo y acusa al gobierno de Colau de no tener un modelo de ciudad

Reprocha a su sucesora que no acompañe al emprendedor y que no haya mejorado la situación social

Toni Sust

Xavier Trias, el pasado lunes en la calle de Ferrran.

Xavier Trias, el pasado lunes en la calle de Ferrran. / JOAN CORTADELLAS

Xavier Trias es el único alcalde de Barcelona que ha tenido Convergència i Unió. Dirigió la ciudad entre el 2011 y el 2015, cuando Ada Colau ganó inesperadamente las municipales. Es muy crítico con su sucesora y llama ayudar a los emprendedores y a reorganizar el turismo ahora que ha registrado un parón.

La incertidumbre que vive Barcelona es considerable.
Vivimos una situación muy complicada. La crisis del coronavirus está cada día más controlada. El horizonte está claro: habrá vacuna y este episodio se acabará en un año y medio o dos años. El problema es la situación económica que queda, la destrucción de puestos de trabajo y cómo se remonta. Y la única manera es cambiar la mentalidad. Colau ha sido alcaldesa de esta ciudad cinco años y su idea no es impulsar la economía. La lucha contra la pobreza no es una lucha de subvenciones. Es evidente que tienes que ayudar a la gente, pero para sacarla de la pobreza hay que crear puestos de trabajo sostenibles. Tras un hundimiento del turismo como este, es el momento de plantearse qué turismo quieres. 

¿Por ejemplo?
Probablemente, no tiene sentido continuar con el modelo de los apartamentos turísticos. Y lo que tienes que hacer ahora es regular para que las cosas funcionen de una manera distinta. Creo que la apuesta tiene que ser por los hoteles, y la gente que especula con los pisos que los ponga en alquiler. Tenemos un problema con el alquiler. Puedes negociar con la gente que tiene vacíos los pisos turísticos, buscar un acuerdo.

¿Ponerlos en la bolsa municipal de alquiler, en el mercado?
En los dos sitios. Hay gente que no querrá ponerlos en la bolsa. Es cierto que hay muchos tipos de apartamento turísticos, pero en muchos casos trae un tipo determinado de turismo.

“Colau ha sido alcaldesa de esta ciudad cinco años y su idea no es impulsar la economía”

Que no es familiar.
No lo es. La ciudad tiene un problema aunque no es cierto que Barcelona pierda prestigio. Tiene un prestigio importantísimo que costó ganar. Lo que tienes que tener claro es qué quieres ser. No tengo claro que el gobierno actual sepa qué quiere ser. Dice que Barcelona tiene que ser una ciudad social. Está muy bien, pero ¿qué pasa en Barcelona?: más sintecho y pobreza que nunca, desigualdades. En los años que lleva Colau esto no ha mejorado, ha empeorado. Lo que pasa es que usted no tiene modelo.

Trias, durante la entrevista, el pasado lunes.JOAN CORTADELLAS

No aplaude la gestión de su sucesora.
Soy muy crítico, no porque sea el exalcalde. Es que no sabemos a dónde quieren llevar la ciudad. Tienen un modelo basado en hacer follón en aspectos puntuales. Por ejemplo, en movilidad.

“La mayoría del urbanismo táctico es una persecución del coche. Y perseguir al coche es un disparate. Una cosa es suprimir coches y otra, la lucha contra la polución”

¿Qué le parece el urbanismo táctico? 
Un disparate. Hacer tantos cambios de golpe genera una desorganización total. La mayoría de ese urbanismo táctico es una persecución del coche. Y perseguir al coche es un disparate. Una cosa es suprimir coches y otra, la lucha contra la polución. Y esto último se logra si los coches son buenos medioambientalmente hablando. Puedes convertir el parque automovilístico en eléctrico o de hidrógeno, una primera decisión importante. Otra cosa es el transporte público. ¿Cuál quieres? Autobús, metro. Janet Sanz tiene la obsesión del tranvía.

Que crecerá este mandato
Eso es una mentira: llegará a Verdaguer. Porque la continuación es tan conflictiva. Si fuera por mí no se vería. Es evidente que es una inversión que no tiene sentido. Si además sacas coches, y pones autobuses eléctricos triarticulados en la Diagonal no necesitas para nada una estructura fija que genere problemas. Es una tontería.

Si los coches fueran eléctricos, ¿usted abogaría por no recortarles espacio?
Soy partidario de recortar un poco el espacio al coche. Necesitas espacio para los peatones. Y parques, espacio público. Durante mi mandato tuve una discusión importante: ¿hacía una plaza de las Glòries donde se levantaran pisos o un gran parque? Yo prefería un gran parque. 

“Si fuera por mí (la conexión del tranvía) no se vería. Es evidente que es una inversión que no tiene sentido. Es una tontería”

¿Qué opina de las mesas de bares ganadas a la calzada?
Es un escándalo. Lo que se está haciendo es un desorden total. Dicen que es que es una medida puntual. Que cuando acabe el coronavirus se regresará a la situación normal. Yo me juego lo que quiera a que no podrán retroceder. Cuando un bar gana espacio al coche y monta mesas, para hacerlo contrata a dos personas. Cuando quieras retroceder estarás echando a dos personas. No tendrás narices para hacerlo y no es bueno que lo hagas. Supongo que los restauradores aplauden con las orejas.

Los restauradores están preocupados, convencidos de que la situación amenaza con una oleada de cierres en los próximos meses.
Una solución es lo que no gusta a la señora Colau: que venga al turismo.

“Los restauradores también deben reflexionar sobre si era lógico que hubiera un bar cada cinco metros”

Los restauradores dicen que la ciudad no se recuperará si faltan restaurantes y bares que han cerrado.
Los restauradores también deben reflexionar sobre si era lógico que hubiera un bar cada cinco metros. Tenemos que poner todos sentido común. Es una ocasión única, aunque obligada. De estas situaciones pueden salir buenas soluciones de futuro.

Volviendo al principio, las habitaciones turísticas se suman a los apartamentos.
Es que yo estoy en contra de estas cosas. Tú tienes que ajustar el modelo de turismo que quieres. Te interesa el familiar, el cultural, el de los negocios, de los congresos. 

¿Y van más a hoteles?
A hoteles y en ocasiones a apartamentos de determinadas características. El de la habitación es otro tipo de turismo. No hay que estar en contra del turismo barato, pero es evidente que el de turismo de despedidas de soltero no interesa. Solo trae problemas. Para una ciudad es una catástrofe. No trae alegría.

El colauismo le acusa de permitir que se dieran muchas licencias de apartamento turístico.
Es una acusación que van sacando y a mi me divierte. Yo cogí la ciudad en medio de una crisis. Ellos recibieron una ciudad económicamente equilibrada, en la que se creaba mucha actividad económica. ¿Qué han hecho estos años? ¿Qué acción social? ¿Qué política de vivienda? No critico al gobierno de Colau por lo que pasa este año. Le critico la dejadez de la ciudad, que está sucia. 

Si salimos a pasear, cerca de aquí, encontraremos una parte de Ciutat Vella casi vacía. Donde estaban los turistas.
Creo que en un año o un año y medio esto se revertirá

¿Y volverán a abrir las mismas tiendas?
Muchos no podrán continuar. Habrá que mirar qué comercios nos convienen. No podemos tener una ciudad solo de comida rápida. Hay una serie de establecimientos en Ciutat Vella que marcan una diferencia, que te hacen decir: “Me gusta vivir aquí”. En Santa Maria del Mar hay lugares de comida rápida y restaurante sofisticados. Esta mezcla da una calidad a la zona.

¿Y el ayuntamiento puede incentivarlo?
Yo creo que sí, sobre todo creando un ambiente. El que comienza ahora en Barcelona un negocio tiene la sensación de que van a por él. Que no es querido. Que no se valora su esfuerzo. Y la gente tiene que tener la sensación de que les mimamos. No es necesario solo dar dinero. Es que la gente que monta actividad  económica se sienta acompañada.

El nivel salarial ha bajado y los alquileres se han convertido en algo prohibitivo para muchos barceloneses. ¿Qué ha pasado?
Es fruto del éxito. Digamos la verdad. En los años 90 no había esta tensión de vivienda. Este país ha pasado de seis millones a siete y medio, porque necesitábamos que viniera esa gente. Pero no se hicieron pisos para esa población. ¿Qué ha hecho? Se ha instalado en pisos muy deteriorados. Durante muchos años de gobiernos de izquierda no se ha construido vivienda pública. Y la que había la vendieron.

¿Es un error generacional que pagamos?
Necesitamos un gran pacto de vivienda de todos los partidos para que cada año Barcelona invierta 80 o 100 millones de euros en vivienda pública de alquiler. Y en 20 años, tendrías, como la mayoría de ciudades europeas, una red de vivienda de alquiler. Otra cosa: no es verdad que los privados no estén de acuerdo en hacer vivienda de alquiler.
El gobierno de Colau ha intentado hacer una empresa mixta y no ha encontrado socio.
Conozco constructores dispuestos a jugar ese partido que se encuentran una interlocución muy mala al otro lado.

¿Esperan a otro gobierno?
Esperan otra actitud.