24 oct 2020

Ir a contenido

MOVERSE EN LA CIUDAD

Expertos en movilidad defienden el peaje urbano para circular en Barcelona

Barcelona Global reúne a 60 especialistas para definir la movilidad urbana en el área metropolitana

Un extenso informe propone 15 medidas y un gran pacto público-privado para mejorar la circulación

Óscar Hernández

Una furgoneta de reparto sobre la acera, en Torren de l’Olla, junto a una terraza en la calzada.

Una furgoneta de reparto sobre la acera, en Torren de l’Olla, junto a una terraza en la calzada. / Elisenda Pons

La implantación de un peaje para los vehículos que acceden a Barcelona es una de las 15 medidas que 60 expertos coordinados por Barcelona Global proponen para definir la movilidad del futuro en el entorno metropolitano. La propuesta esta incluida en el informe 'El reto de la movilidad metropolitana y sostenible', realizado este verano y presentado hoy. En él han participado numerosas empresas y entidades de este amplio sector de los desplazamientos como son Anteverti, Saba, Fundación Repsol, RACC, IS Global, Seat, Abertis Autopistas, Renfe y Ferrocarrils de la Generalitat.

"Implantar el peaje urbano, tanto en la entrada a la ciudad como en el aparcamiento, como medida de regulación del acceso a Barcelona y de financiación del transporte colectivo" es la tercera de las 15 propuestas del estudio. Este sistema de peaje ya funciona con éxito en ciudades como Londres y Copenhague  y sirve para disminuir la presión del tráfico privado en la ciudad.

Medida urgente tras la ZBE

"La regulación de los accesos es algo que se tiene que abordar y que es urgente porque están desapareciendo los peajes de las autopistas por el fin de las concesiones. El aparcamiento y estos peajes son una forma de regular el tráfico a largo plazo", ha explicado Josep Mateu, presidente del RACC, en la presentación del informe.

"La entrada en funcionamiento de la ZBE (Zona Bajas Emisiones) debería combinarse progresivamente con el uso de sistemas de pago (peajes y aparcamiento) dirigidos a regular el acceso a Barcelona, ​​incentivar el uso del transporte público y financiar la inversión en crecimiento y mejora del transporte colectivo", señala el trabajo de los expertos, quienes proponen una tarifa inteligente en función del lugar de origen y el tipo de viaje.

"El peaje metropolitano de entrada a Barcelona permitiría, según estimaciones aportadas por Abertis, reducir en un 27% la entrada de vehículos y generaría el adelanto de unos 8.000 millones de euros para las inversiones necesarias en el sistema de transportes e innovación y aportaría una dotación de 400 millones de euros anuales para el transporte público", se añade en la conclusión sobre esta controvertida medida.

Una ATM con el Estado y empresas

El estudio propone además que sea un organismo público-privado el que regule la mejora de la movilidad y para ello considera óptima a la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) en la que, proponen los especialistas,  deberían integrarse desde el Estado hasta empresas privadas. También cree imprescindible la inversión en un transporte colectivo eficiente y sostenible y acabar las mejoras del plan de Rodalies 2008-2015, aún pendientes.

Los aparcamientos metropolitanos disuasorios y gratuitos junto a estaciones de tren, los llamados Park&Ride  (aparca y muévete), la reducción de la velocidad en el centro de Barcelona, el uso del Big Data (gestión masiva de datos) para gestionar la movilidad, y promocionar el uso compartido de vehículos son otras de las 15 propuestas incluidas en este trabajo de Barcelona Global.

Actualizar los taxis

Otras medidas con un mismo objetivo son "rejuvenecer y descarbonizar el parque de vehículos privados y las flotas asociadas a los servicios públicos", poner al día la flota de taxis, a los que se propone que en vez de circular siempre permanezcan a la espera hasta que se les llame para un servicio, y regular la distribución de mercancías en la ciudad, también influirían en lograr una urbe mejor comunicada y más sostenible, según los expertos.

De hecho, "el plan de la futura movilidad se basa en que esta sea sostenible, eficiente y accesible para todos", ha subrayado Aurora Catà, presidenta de Barcelona Global. Aunque para lograrlo esta entidad y las empresas que suscriben el informe ven necesario "un nuevo pacto que parta de una visión a largo plazo". Como insistió Mateu,  "hay que hacer un replanteamiento de la movilidad, que tiene que ser metropolitana y público-privada".