23 oct 2020

Ir a contenido

En ruta

El 'tour' más deportivo

Hacer 'running' y conocer una ciudad es una fórmula que gana adeptos por todo el mundo. Barcelona también se ha sumado a la tendencia

Carme Escales

Luca Lande, el joven guía que muestra la ciudad mientras practica el ’running’ con turistas, corre junto a la Sagrada Familia.

Luca Lande, el joven guía que muestra la ciudad mientras practica el ’running’ con turistas, corre junto a la Sagrada Familia. / JORDI COTRINA

Cuando Lena Andersson aparcó su maletín de ejecutiva y se calzó sus zapatillas de runner con el propósito de enseñar Copenhague, su ciudad, a los viajeros que llegaban de visita a ella, tal vez no imaginó que estaba abriendo un filón internacional. Go! Running Tours es en la actualidad una fórmula que combina el descubrimiento de una ciudad con la práctica del running. Y la creó la danesa que decidió cambiar sus viajes de negocios por la recepción de visitantes aficionados a correr en la capital de Dinamarca. Hoy, corredores de todos los niveles en más de 70 destinos en 4 continentes han hecho lo mismo que ella. Congregan a personas que quieren visitar una ciudad corriendo, que no es lo mismo que visitar una ciudad con prisas. Se toma el tiempo para todo, solo que se va corriendo de un lugar a otro.

'Team building'

Los padres de Luca Lande, Claudio y Arantxa -italiano de Torino y barcelonesa-, compaginan sus trabajos con sus tours por Barcelona corriendo. Y él los acompaña con la cámara, para fotografiar o filmar la experiencia, que puede ser individual o de grupos de empresas –de fuera o locales- que celebran así una original experiencia de teambuilding o a los turistas que, de este modo, no tienen que escoger entre salir a hacer deporte o visitar la ciudad. El todo en uno es posible con un solo click. Se reserva la hora, un itinerario de más o menos kilómetros y que pase por los lugares que se desea ver. Hay itinerarios de 10 km y hasta de 20.

Luca está en forma. Desde pequeño ha practicado la vela y ahora compite con su equipo de hockey sobre patines. A punto de iniciar su grado de Náutica y Transporte Marítimo en la universidad, a sus 18 años ya se entrena tratando con turistas en esta aventura familiar de salir a correr para enseñar la ciudad a quien no renuncia a su afición deportiva. Él y su padre como colaboradores de su madre que es la Barcelona City Manager. Madrid e Ibiza también cuentan implantaron esta iniciativa. “Siempre al ritmo que se quiere”-puntualiza Luca-, individualmente, en parejas o en grupos de 4 o 5 personas, con un guía, o con dos si son de 8 o 9 participantes, los recorridos pueden bordear el mar hasta el hotel vela, adentrarse en las manzanas del Eixample o ascender por Collserola y Montjuïc. “Es otra manera de descubrir la ciudad sin concentraciones, eligiendo las horas más tranquilas y las calles menos concurridas y no por ello menos interesantes”, afirma Luca. “También se disfruta más porque no pasan el rato haciendo fotos, como es habitual entre turistas”, dice. Tampoco deben preocuparse mirando mapas. Aquí el tiempo se reparte entre la salud que se le propicia al cuerpo y todo lo que se llega a ver.

Sin turistas extranjeros

Con la drástica disminución de turistas extranjeros en la capital catalana, los tours en inglés, italiano o alemán apenas tienen demanda. Ahora esto es  ideal para disfrutar de los lugares más habitualmente frecuentados por esos turistas de fuera, espacios hoy despejados, disminuyendo la velocidad de las zapatillas y dedicándose a los estiramientos mientras nos cuentan los secretos de la fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia.

Viajar sin dejar de practicar deporte. “La mayoría de los turistas que nos contactan ya conocen esta fórmula porque la han probado en otras ciudades. Y quien prueba, repite”, afirma el joven anfitrión. De Torino, como su padre, pero barcelonés desde la edad de cinco años.

Temas Turismo