28 nov 2020

Ir a contenido

FALSA SEGURIDAD

Menos del 10% de los barceloneses usa la mascarilla en los parques y con conocidos

Estos factores no son los únicos responsables del incremento de casos de coronavirus en toda España

Efe

Personas con mascarilla en una calle de Barcelona.

Personas con mascarilla en una calle de Barcelona. / MANU MITRU

El uso de la mascarilla desciende a menos del 10% en Barcelona en los parques y en los bares, especialmente si estamos con personas conocidas, según han apuntado los investigadores del grupo BIOCOMSC de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC).

Por el contrario, en entornos como un supermercado, donde el número de personas es mayor y son desconocidos, el uso de la mascarilla es muy alto, cercano al 95 %, según un trabajo de campo que ha llevado a cabo este grupo de investigadores de la UPC.

También han visto que la mascarilla se usa mucho cuando se pasea o camina y en las tiendas pequeñas. "Clasificamos llevar mal mascarilla como no llevarla", han precisado los investigadores, que reafirman su convencimiento de que si todo el mundo mantuviese la distancia y llevase mascarilla "los contagios deberían reducirse mucho independientemente de otros factores". "Vemos muy poco uso en reuniones en parques pese a ser obligatorio", han constatado.

Cubrir nariz y boca

Se ha clasificado el comportamiento de unos 3.100 vecinos de Barcelona en términos de si llevaban la mascarilla bien puesta o no, sin cubrir la nariz y la boca, porque "llevar mal la mascarilla es como no llevarla", han considerado.

El muestreo se ha hecho sólo en la ciudad de Barcelona, por lo que "puede verse afectado por el comportamiento local", y los investigadores consideran interesante "comprobar si este patrón se repite en otras ciudades o en zonas menos urbanas".

Igualmente, proponen ver si se repite este comportamiento en otras grandes ciudades europeas, como París, Bruselas o Roma.

Estos factores no son los únicos responsables del incremento de casos de coronavirus en toda España, han apuntado los responsables del muestreo, que ya analizaron el efecto de reabrir sus puertas epidemiológicamente hablando antes que otros países europeos.

"Ahora hace falta analizar el efecto de las distancias interpersonales, factores socio-económicos ya conocidos y la capacidad de vigilancia epidemiológica", han apuntado.

Temas Coronavirus