27 sep 2020

Ir a contenido

Plan para mejorar la calidad del aire

Barcelona justifica las multas de la ZBE con la lucha contra el coronavirus

El concejal de Emergencia Climática afirma que la restricción de circulación reducirá el tráfico urbano en unos 15.000 coches y motos

La entrada de vehículos contaminantes ha generado 42.000 advertencias a sus dueños desde principios de año

Óscar Hernández

Sala de control de la ZBE del AMB en Via Laietana.

Sala de control de la ZBE del AMB en Via Laietana. / FERRAN NADEU

El concejal de Emergencia Climática del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, ha asegurado que el inicio hoy de las multas a los coches sucios que circulen por la Zona de Bajas Emisiones Rondes BCN es también "una medida contra el coronavirus". "Con más calidad del aire podremos afrontar la pandemia. Ahora más que nunca tenemos que poner el acento en la calidad del aire para cuidar la salud de todos, de los mayores y de nuestros hijos", ha afirmado.

Badia ha comparecido en rueda de prensa en el primer día del periodo sancionador de la ZBE. Desde esta mañana del martes todos los vehículos sin etiqueta ambiental que circulen dentro de Barcelona y otros cuatro municipios metropolitanos dentro de la zona delimitada por las rondas de Dalt y Litoral serán sancionados con 100 euros de multa. Esta restricción se mantiene de forma indefinida de siete de la mañana a ocho de la tarde y de lunes a viernes. Un total de 66 cámaras graban las matrículas de los coches antiguos más contaminantes para iniciar el proceso sancionador.

42.000 avisos

La restricción afecta, según ha explicado Badia, con los útlimos datos registrados, al 3% de los coches y motos que circulan por Barcelona, es decir unos 15.000 vehículos que por su antigüedad carecen de las etiquetas ECO, B y C. En estos no se incluyen las furgonetas y los camiones que tienen moratoria de unos meses para adaptarse. Hasta ayer y desde principios de año se han enviado 42.000 notificaciones a coches 'sucios' captados por las cámaras para avisar a sus conductores que desde hoy pueden ser multados.

De estos vehículos hay que descontar a los que se han registrado en la AMB porque están exentos del veto, como son los coches adaptados de personas con movilidad reducida, los coches extrajeros y los de servicios funerarios, entre otros. También están aquellos particulares que pueden pedir un máximo de 10 días para circular con un vehículo sin etiqueta previa autorización. "En el registro ya se han apuntado 30.000 vehículos aunque muchos son para la autorización de 10 días al año", ha indicado Badia. "Hasta finales de mes no sabremos cuántos conductores acabarán siendo sancionados", ha puntualizado.

Más uso del coche privado

El concejal de política medioambiental ha explicado que durante los primeros dos meses de confinamiento la calidad del aire en Barcelona mejoró, pero que en julio rozó los límites establecidos por la Organiación Mundial de la Salud. En agosto, con las vacaciones, los datos volvieron a mejorar. "Pero ahora estamos atentos porque en otoño se podrían superar los límites", ha añadido a la vez que ha manifestado su preocupación porque se ha incrementado más el uso del coche privado que el del transporte público en la vuelta a la normalidad.

Peaje en el centro

Este responsable municipal confirmó que el ayuntamiento está estudiando la posibilidad de cobrar un peaje por circular en el centro de la ciudad, como ya hacen otras metrópolis europeas, aunque aclaró que la medida está en estudio. «Es una herramienta útil, pero tenemos que ver un análisis de diferentes alternativas», añadió.

Badia también celebró el incremento de conductores que han optado por dar de baja y desguazar un vehículo viejo a cambio de la concesión de la tarjeta verde para usar grati el transporte público. «Esta medida ha permitido retirar ya 9.000 coches que no pueden ser sustituidos, ya que sino el usuario perdería la tarjeta verde», dijo.