27 sep 2020

Ir a contenido

BARCELONEANDO

La Barcelona sin filtros

La periodista Eva Arderius reúne en un libro los relatos incómodos de la ciudad, todo aquello que ayuda a recordar lo que de verdad importa

Carlos Márquez Daniel

Manuela, junto a su hija, en octubre del año pasado, en la calle de Obradors. 

Manuela, junto a su hija, en octubre del año pasado, en la calle de Obradors.  / ANGEL GARCIA

Eso de lo que árboles no te dejan ver el bosque explica un poco la visión que tenemos de nuestra propia ciudad. De cómo el vendaval de noticias y declaraciones alienan al ciudadano de una fotografía mucho más amplia, que es la que realmente ayuda a entender la realidad. Sucede una cosa terrible; nos llevamos las manos a la cabeza. Al día siguiente, otra vez a ruborizarse. Pero no conectamos los puntos. Ahora que Barcelona tiene la oportunidad de apretar ese botón que en la serie 'Lost' nadie se atrevía a pulsar, el de volver a empezar, viene bien que alguien levante la cabeza, observe, escuche, trascienda al hecho puntual. Y lo cuente sin filtros. Para que el resto leamos y, sin que nadie dirija nuestra opinión, sepamos dónde vivimos y qué podemos hacer para mejorarlo.   

En abril del 2017, cuando empezó a colaborar en este diario, la periodista Eva Arderius compartió con quien les escribe un cierto vértigo ante el folio en blanco, ante el compromiso de alumbrar una opinión en la prensa escrita. Por supuesto que en la televisión también redactan, así que debió ser el nervio ante lo nuevo y desconocido tras 16 años de carrera en Betevé, la cadena pública de Barcelona en la que ahora dirige y presenta el programa ‘Bàsics’. Han pasado más de tres años y nada parece quedar de aquella inquietud que seguramente no era más que el reflejo de una ilusión. Lo demuestran los casi 80 artículos en EL PERIÓDICO, siempre centrados en la capital catalana, y, sobre todo, el libro ‘Una altra Barcelona’ (Grup Enciclopèdia), que acaba de llegar a las librerías y en el que desgrana, en su debut editorial, las principales dolencias de la ciudad a través del buceo en 10 historias humanas.

Eva Arderius, en Ciutat Meridiana, en la foto que ilustra la portada del libro / ARIADNA ARNÉS

Es, por lo tanto, y ante todo, un relato periodístico, una crónica que pone nombre y apellidos a problemas contemporáneos como los narcopisos, el turismo, el encaje de la inmigración, las desigualdades sociales o la crisis climática. Y por encima de todos ellos, como hilo argumental en casi todos los capítulos, el acceso a la vivienda. Para alguien que haya seguido mínimamente la actualidad de Barcelona será fácil asociar las palabras a imágenes. Viene a la mente la foto de Manuela, la vecina de 71 años del Gòtic que se convirtió en estandarte de la lucha de Ciutat Vella contra los desahucios. Con su bastón, su cigarro y su melena rubia. También la pugna del Raval contra los pisos convertidos en trincheras del narcotráfico, con el estigma de las adicciones, la vulnerabilidad asida a la heroína que tanto daño causó en los 80. O la batalla del CAP Raval Nord por quedarse la capilla de la Misericòrdia en esa absurda guerra con el Macba, que acabó con Anna Romagosa, la directora del centro de salud, hablando en el pleno municipal, la primera ‘civil’ en tomar la palabra en ese soporífero cónclave político.

Las entrevistas se realizaron entre diciembre del 2019 y febrero del 2020, con la idea de que el libro saliera por Sant Jordi. Arderius visitó Ciutat Meridiana, el Besòs, Ciutat Vella o el barrio de la Prosperitat y dejó que los protagonistas fueran cosiendo esos 10 capítulos, que alguien podría considerar compartimentos estancos pero en realidad configuran ese perfil incómodo de la Barcelona guai -la cara mala del mundo, diría Pau Donés-, del que tanto se habla y más bien poco se hace. La pandemia ha retrasado la publicación, pero también ha puesto aún más de actualidad la carestía social, que no humana, que destilan los testimonios. Y la crudeza, sobre todo para los invisibles. Como la que comparte Carmen Juares, cofundadora de la asociación Mujeres Migrantes Diversas: "Barcelona no es tan acogedora ni tan diversa, lo intenta pero no lo es".

También es la crónica nostálgica de la lucha vecinal de antes, más visceral y menos 'influencer'. En definitiva, 'Una altra Barcelona' es un libro que invita a tomar partido. Porque como dice en el libro la monja Viqui Molins (¿para cuándo pregonera de la Mercè...?) al referise a los menores no acompañados: "¿Por qué el gobierno deja entrar a una persona y luego no la acoge? Es como si yo abro la puerta de casa a alguien y luego no le ofrezco ni un vaso de agua".