26 oct 2020

Ir a contenido

efectos de la pandemia

Barcelona crea un fondo para cubrir las necesidades básicas de 34.000 personas

La medida, dotada con 18 millones de euros, forma parte del plan de choque social de 35 millones para responder la emergencia del covid-19

Los beneficiarios recibirán el primer pago a finales de este mes y en él se incluirán las mensualidades de julio, agosto y septiembre

El Periódico

Larga cola ante la estación del Nord de Barcelona para el reparto de alimentos el pasado 16 de mayo, en pleno confinamiento.

Larga cola ante la estación del Nord de Barcelona para el reparto de alimentos el pasado 16 de mayo, en pleno confinamiento. / JORDI COTRINA


El Ayuntamiento de Barcelona ampliará y agrupará las ayudas económicas a las familias en situación de vulnerabilidad con un nuevo fondo, que será de gestión automática y sencilla y que se destinará a las casi 34.000 personas de la ciudad que se han visto más castigadas por la epidemia del covid-19. La nueva prestación, ha explicado este viernes la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laura Pérez, está destinada a cubrir las necesidades puntuales, urgentes y básicas de subsistencia y minimizar, con la mayor inmediatez, el impacto de la crisis el segundo semestre de 2020.

Se trata, ha subrayado Pérez, de la medida central del plan de choque que ofrece ingresos "a familias que están en situaciones muy complejas" y prevé beneficiar a unas 12.100 unidades familiares. La ayuda será de entre 200 y 475 euros mensuales según la renta y el número de miembros de cada familia beneficiaria.


El fondo está dotado con 18 millones de euros y se prevé que pueda llegar a unas 33.873 personas, de las que 11.843 son menores. En esta nueva ayuda se agrupan otras aportaciones extraordinarias creadas para paliar el impacto social y económico del covid-19, que están siendo gestionados por los centros de servicios sociales. También se agrega el fondo de infancia 0-16. 

Más de 8 millones ya 

Entre el 1 de marzo y el 30 de junio los servicios sociales municipales han distribuido en Barcelona un total de 18.760 ayudas de emergencia por un valor global de 8,01 millones de euros, un incremento destacable respecto a las cifras del mismo período del 2019, cuando fueron 7.558 ayudas por valor de 3,9 millones de euros. En total, las personas que se beneficien de este paquete de ayudas recibirán entre 1.200 y 2.850 euros durante el segundo semestre, una cifra que se calcula en base a los datos del año 2019, tanto de renta como de número de miembros que componen el núcleo familiar.

El dinero se recibirá a través de la tarjeta monedero Barcelona Solidaria, creada para unificar los pagos de las ayudas económicas de los servicios sociales municipales y dotar de más autonomía a las familias. Esta tarjeta se enviará directamente a los hogares, después de la notificación de la obtención de la ayuda, y a finales de este mes se abonará el primer pago, que incluirá las mensualidades correspondientes a julio, agosto y septiembre. Los criterios para recibir la nueva prestación son haber sido empadronados en Barcelona a 1 de enero del 2020, ser usuarios de los servicios sociales hasta el 30 de junio y haber recibido ayudas superiores a 150 euros.

Las personas que cumplan los requisitos no tendrán que hacer ninguna solicitud proactiva para recibir la ayuda y serán notificadas por el ayuntamiento durante las próximas semanas, un aviso que recibirán por SMS, con el que podrán terminar los trámites de manera telemática para obtener la prestación. En ese sentido, el consistorio ha destacado la innovación en la prestación de ayudas porque "elimina la burocracia en la tramitación administrativa simplificando el proceso". "Facilita el trámite y les sitúa en una lógica diferente porque no tienen que venir a pedir la tarjeta, sino que somos nosotros que les decimos que tienen derecho a tener esta ayuda", ha detallado Fuertes.

Demanda paralizada

Pérez ha incidido en que estas ayudas se suman a las que ya se han dado hasta ahora y ha asegurado que se seguirán dando prestaciones de emergencia y ampliándolas si es necesario. Además, ha explicado que la demanda de servicios sociales "se ha paralizado" después de haber constatado un crecimiento en los últimos meses a raíz de la crisis generada por el coronavirus.

Este cambio en la gestión de un fondo de ayuda responde a la estrategia de suprimir burocracia en la tramitación administrativa que se empezó a trabajar el pasado mandato con medidas como la creación de la ventanilla única de la Oficina de Prestaciones Sociales y Económicas así como de la misma tarjeta Barcelona Solidaria como método único para el pago de algunas ayudas. El objetivo es mejorar la relación con la ciudadanía, ​​abriendo nuevos canales de acceso, y también simplificar la tramitación y facilitar la tarea de trabajadores sociales, así como automatizar procesos y ahorrar gestiones a la ciudadanía.

El plan de choque social del Ayuntamiento de Barcelona dotado en su conjunto de 35 millones de euros, atiendela situación de emergencia e incluye todo un paquete de actuaciones, en los que se incluye la ampliación de las ayudas económicas. Las medidas van dirigidas a atender la emergencia habitacional, garantizar la cobertura de derechos básicos, hacer acompañamiento emocional, hacer frente a la violencia machista, garantizar el derecho al cuidado y acompañar la red comunitaria de la ciudad, promover la inserción laboral y garantizar los derechos de niños y adolescentes.