25 oct 2020

Ir a contenido

En Santa coloma de Gramenet

Tres jóvenes asaltan a una anciana y la cámara del Metro los pilla con la tele robada

El único adulto, de 21 años, ha ingresado en prisión por un robo con violencia que cometieron a punta de navaja

En el golpe participaron dos menores, uno de ellos entró en la casa y la otra se quedó en la calle haciendo tareas de vigilancia

El Periódico

Fotograma capturado por las cámaras de seguridad del metro. 

Fotograma capturado por las cámaras de seguridad del metro.  / Mossos d'Esquadra

Los Mossos arrestaron el pasado miércoles a tres jóvenes por asaltar violentamente el domicilio de una anciana de Santa Coloma de Gramenet. Los hechos sucedieron a las 7.30 horas de la mañana, cuando dos de ellos allanaron el piso de la mujer y, a punta de navaja, le robaron cuanto encontraron: dos relojes, joyas, tarjetas bancarias, documentación y un televisor de 49 pulgadas. También se llevaron una hucha con monedas que la víctima depositaba para sus nietos. 

El grupo lo integraban un adulto y dos menores de edad. Los dos varones fueron quienes cometieron el asalto violento y la chica se quedó en la entrada haciendo tareas de vigilancia. El mayor de edad ha ingresado en prisión preventiva por estos hechos. El menor que entró en el domicilio pasó a disposición de la fiscalía y ha quedado en libertad con cargos.

Las cámaras del Metro que tomaron para huir del lugar muestran la imagen del adulto, de 21 años y de nacionalidad española, cargando con el televisor por el andén del tren subterráneo. 

Los tres fueron localizados horas más tarde en la misma población, Santa Coloma, por agentes de paisano los Mossos que contaban con una descripción de los sospechosos. Poco antes del asalto al domicilio de la anciana un taxista había denunciado también un robo violento. La descripción que había facilitado coincidía con lo de estos tres jóvenes. La chica sí deberá responder por este último delito. 

Cuando fueron abordados y registrados por los agentes de paisano, los tres sospechosos llevaban encima 600 euros, la misma cantidad que sustrajeron a la mujer.