21 sep 2020

Ir a contenido

UN FORMATO DISTINTO A CAUSA DEL CORONAVIRUS

Los sanitarios protagonizan el pregón 'on line' de las fiestas de Gràcia

Dos enfermeras y una doctora dan el pistoletazo a una celebración que el covid-19 lleva de la calle a Youtube

Toni Sust

La enfermera Maite Fabregat durante el pregón virtual de las fiestas de Gràcia.

La enfermera Maite Fabregat durante el pregón virtual de las fiestas de Gràcia.

Si hay una espacio en el que la distancia social no existe ese es el de las fiestas de Gràcia. La aglomeración creciente, que en las últimas ediciones llevó a señalizar calles en único sentido para los peatones –por esta vía solo puede caminar hacia allí, por la otra solo en sentido contrario-, no se verá en el 2020. Es cierto que la gente va a los toros y se apretuja en las terrazas, pero la idea de que se repitieran las escenas de cada año en Gràcia no la podía sostener ni el principal defensor de que el coronavirus es solo una trampa del capitalismo. Así que no hubo dudas, había que descartar la presencia física en el antiguo municipio independiente.

Se optó por una fiestas de Gràcia virtuales, que se han iniciado este viernes con un pregón on line en el que el protagonismo ha correspondido al colectivo que ha más de cerca ha lidiado con la crisis sanitaria del coronavirus: los sanitarios o, mejor, las sanitarias. Hasta hace un par de meses, la gente salía a aplaudirlos desde sus balcones.

Así, en el balcón del canal del distrito de Gràcia en Youtube, en la plaza de la Vila de internet, Maria Teresa Fabregat, enfermera del Centro de Atención Primaria (CAP) Vila de Gràcia –Cibeles; Xènia Sist, enfermera, adjunta a la dirección de enfermería del Hospital de Sant Pau,  y Elvira Bisbe, médica anestesia del Hospital de la Esperança y vicepresidenta del Colegio de Médicos de Barcelona, han tomado la palabra, como también lo hicieron la alcaldesa, Ada Colau, el concejal de Gràcia, Eloi Badia, y el presidente del distrito, Ferran Mascarell.

“Nos habéis aplaudido”

“Hemos sufrido con vosotros, a pie de calle, y a golpe de teléfono, los estragos de la enfermedad que hace que este año, pese a la mascarilla y el hidroalcohol, no podamos salir al balcón a celebrar la fiesta del verano. Hemos sufrido y os hemos visto sufrir. Nos habéis aplaudido y os hemos aplaudido”, ha dicho Fabregat, que ha elogiado las redes de apoyo creadas a raíz del confinamiento, y el hecho de que muchos vecinos se hayan conocido por primera vez, reforzando los vínculos de la comunidad: “No dejemos que el virus nos quite esto”, ha defendido.

Xènia Sist ha subrayado la colaboración que se generó detrás de la apertura de un pabellón adicional junto al Hospital de Sant Pau: “De un día para otro, nos encontrarmos trabajando juntos cuatro colectivos muy disintos: los bomberos, Gràcia, el Martinenc y el hospital. Todos teníamos claro que debíamos trabajar unidos”. Sist se ha felicitado por el hecho de que aunque sea on line haya fiestas de Gràcia y ha pedido a la ciudadanía que no “baje la guardia”: “Esta pandemia no ha acabado y tenemos que seguir siendo muy prudentes y responsables para prevenir los contagios”.

Ropa, comida, aplausos

”Sé que, como mis compañeras, estoy aquí en representación de mi profesión”, ha afirmado Elvira Bisbe, que ha recordado cómo conoció Gràcia al empezar a trabajar en el Hospital de l’Esperança y cómo su familia se trasladó a vivir a la zona y su familia se enraizó en ella. Bisbe ha hablado de la labor de su sector ante la crisis del covid-19. Del apoyo entre los profesionales sanitarios y del que estos recibieron de la sociedad: ropa, comida, aplausos. Ha mencionado a su madre, de casi 90 años, “convertida en una heroína para los vecinos, ya que como modista se puso a hacer mascarillas para todos”. También ha advertido de que el camino será largo: “Parecía que se había acabado, que dejábamos atrás la pesadilla, pero esta será una carrera de fondo. Seguramente, de años”.