20 sep 2020

Ir a contenido

Polémica por la distribución de la nueva partida de la tasa turística en Barcelona

Dos terceras partes de los 3,3 millones son para el equipo de agentes cívicos, centrados ahora en la prevención del virus

Los sectores turísticos critican el reparto y piden que el impuesto se destine a recuperar visitantes

Patricia Castán

Baja el turismo en Barcelona tras el repunte en los últimos meses. Así lo ha explicado el concejal de Turismo de Barcelona, Xavier Marcé. En la foto, turistas en la terraza del hotel Duquesa de Cardona, en Barcelona. / ANNA MAS / VÍDEO: EUROPA PRESS

Barcelona tendrá que prescindir el próximo año de buena parte de los ingresos correspondientes a la tasa turística que abonan los visitantes alojados en la ciudad a causa de su descenso por el covid-19. Pero este año, la distribución de una partida del 2019 que acaba de aprobar el ayuntamiento ha caído como un jarro de agua fría en un sector en situación de crisis. De los 3,3 millones de euros, un total de 2,34 se destinarán a pagar al equipo de agentes cívicos, reforzado este verano para prevenir los contagios. La hostelería local considera que en estos momentos la prioridad deben ser la promoción urgente dela ciudad y medidas en favor del turismo.

El ayuntamiento dedicará dicho importe al bloque definido como «servicios de agentes cívicos para la mejora de la experiencia en zonas de amplia afluencia». El concejal de Turismo, Xavier Marcé, ha explicado este lunes que los agentes vienen realizando la tarea de «reconducir el turismo masivo» hace años y en esta ocasión se ha optado por mantenerlos para «dar soporte en control e información de medidas sanitarias sobre la pandemia». Siendo un año sin apenas turismo, «ayudan al reencuentro» de muchos ciudadanos con su propia ciudad, afirmó.

De hecho, el consistorio ha ampliado hasta 230 estos fichajes, como anunció la semana pasada, para reforzar sobre todo algunos barrios donde considera que había que estar especialmente atento a la prevención.

9,34 millones invertidos este año

Los 3,3 millones forman parte de los casi 15 que espera recibir la ciudad del Govern sobre la tasa del 2019, y de los 9,34 que se habrán  invertido ya este año, repartidos en distintas fases.

Pero en la actual coyuntura, sin turistas por los rebrotes, pese a la tímida recuperación que se produjo a principios de julio, el sector es crítico con utilizar ese montante para una actividad que este año no ven vinculada. Desde el Gremi d’Hotels, su director, Manel Casals defiende que «ahora habría que pensar en recuperar el turismo» yque el propósito de la tasa debía ser la promoción de la ciudad».

Para Barcelona Oberta, que aúna a los ejes comerciales más céntricos, gastar 2,3 millones en agentes cívicos y 600.000 euros en la campaña de Navidad (en otra partida) refleja que «la ciudad no está alineada con las necesidades reales de la promoción y reactivación económica». Consideran «poco menos que insultante» el reparto en «momentos de hecatombe en el centro de la ciudad, donde cerrarán el 50% de negocios. Así no se reactiva al comercio», dice su directora, Nuria Paricio.

Martín Sarrate, presidente de la patronal de las agencias de viajes ACAVe, alaba la tarea de los agentes cívicos pero considera que, especialmente este año sin viajeros, debería ser sufragada por las arcas municipales sin recurrir al impuesto de estancias en establecimientos turísticos. «Habría que destinarlo a promoción cuando sea el momento, y a ayudas a las empresas en un momento crítico», dice.

El otro millón restante, y que también pertenece a esta partida recibida por el segundo y tercer trimestres del 2019, irá a parar al proyecto del Centro de Interpretación Parc de Montjuïc, el Plan de plazas de Gràcia (cada uno con 150.000 euros), y diversos pequeñas intervenciones a las que se atribuye que potenciarán la descentralización del turismo, o mejorarán su experiencia: la rehabilitación de una fachada de la Casa de la Misericòrdia; una pared medianera en Sant Andreu; un Christmas Garden en Nou Barris; «acercar el rio Besòs a la Verneda....

La nueva entrega «prioriza proyectos de impulso de la economía del visitante, de puesta en valor de los elementos de interés en los distritos y de sostenibilidad y promoción de la ciudad», según el consistorio. Con este montante acumulado, además de hacer hincapié en impulsar la economía postcovid-19, se quiere dinamizar la actividad cultural y creativa que enriquece la oferta local.

En este sentido, en el acumulado figuran más de medio millón en proyectos de sostenibilidad; casi dos millones en turismo y fomento de la economía (medio millón para promover la marca Barcelona y 600.000 euros para la campaña navideña, por ejemplo); 1,2 millones para apoyar reclamos culturales y turísticos como el Sónar, la Mercè o el Primavera Sound; y 2,2 para el consorcio Turismo de Barcelona.

Resiliencia y confianza

Tras conocerse los datos turísticos de junio del INE, con una caída del 95,5% de visitantes en Catalunya, Marcé ha destacado la «resiliencia» de la capital catalana. Ha reiterado que tras el fin del estado de alarma y hasta la aparición de los rebrotes Barcelona vivió un proceso de recuperación de la actividad turística «relativamente correcto» que daba lugar a un «ligero optimismo», aunque el máximo de hoteles abiertos ha sido el 25% de la planta local. El ayuntamiento confía en que, en cuanto se supere la fase actual, la ciudad volverá a esta senda de reactivación.