26 oct 2020

Ir a contenido

DIRECTRICES EUROPEAS

El AMB se propone subir la recogida selectiva del 37,4% al 55% en cinco años

Es el porcentaje que reclama la UE, que marca como objetivo alcanzar el 60% en el 2030

El Área Metropolitana aprueba su plan de gestión de los residuos hasta el 2025

Toni Sust

Un hombre coloca residuos en un contenedor en Barcelona, a finales del 2019.

Un hombre coloca residuos en un contenedor en Barcelona, a finales del 2019. / ELISENDA PONS

“Tenemos que poder cumplir los objetivos europeos, y no los podrá cumplir Catalunya si no los cumple la AMB, y la AMB no los podrá cumplir si no los cumple Barcelona”. Con esta frase ha resumido la situación de la recogida de residuos Eloi Badia, concejal de Emergencia climática y Transición ecológica de Barcelona y vicepresidenta de Ecología del Área Metropolitana, que ha comparecido para informar de que el AMB ha aprobado definitivamente el PREMET25, su plan estratégico de gestión de residuos hasta el 2025.

El reto principal es incrementar el porcentaje de recogida selectiva de residuos, y las cifras actuales sugieren que no será una labor sencilla. La Unión Europea reclama que la tasa de reciclaje del 55% en el 2025 y de un 60% en el 2030, y el PREMET25 se propone lograr ambos objetivos. Según los datos de la Agència de Residus de Catalunya, la media catalana de recogida selectiva está en un 44,8%, por encima de la media del AMB, un 37,4%. Un porcentaje parecido pero inferior al 37,6% de la ciudad de Barcelona. 

Variedad entre municipios

La media de la AMB varía mucho en función del caso. Hay municipios del área metropolitana, ha subrayado Badia, que están en un 23%, pero también otros que han llegado al 85% de recogida selectiva, esencialmente, los que tienen implantado un sistema de recogida puerta a puerta, que permite entregar los residuos cerca del domicilio, con días y horas fijadas en función del tipo de residuo.

Un total de ocho municipios del AMB están por encima del 50% en recogida selectiva, con lo que ya cumplen con los requisitos europeos. Otros 15 están por encima de la media metropolitana y 13, por debajo.

Nuevos sistemas

Para lograr el incremento de la recogida selectiva, ocho municipios de la AMB han planificado el despliegue de la recogida puerta a puerta, que ya hace años que está vigente en algunos, como Tiana y Torrelles de Llobregat. En cuanto al uso de contenedores inteligentes, en unos meses se implantará en el Papiol y Sant Just Desvern y L’Hospitalet trabaja en una prueba piloto al respecto.

El PREMET25 prevé una serie de efectos positivos: la reducción anual de entre 160.000 y 250.000 toneladas de emisiones de gases con efecto invernadero; la disminución en un 8% de la toxicidad; la rebaja de la demanda de energía en un 32%; un ahorro de 17 millones de euros cada año para las administraciones por evitar sanciones de la UE y sobrecostes, así como la creación de entre 1.000 y 1.500 puestos de trabajo en el AMB.

“El gran salto de la recogida selectiva en Catalunya tiene que venir, y vendrá, de la mano de los municipios metropolitanos, pero es necesaria una acción concertada, coordinada y con el máximo apoyo para acompañarlos en esta transición”, afirma Badia.