10 ago 2020

Ir a contenido

SEGURIDAD VIAL

Los fabricantes de motos alertan del peligro de los bancos de hormigón

El secretario general de Anesdor advierte que los elementos situados en la calle durante la pandemia suponen un peligro elevado de accidente para los cerca de 300.000 usuarios de motos de Barcelona

La patronal de la motocicleta pide al Ayuntamiento que reconsidere su uso y retire estos bloques de hormigón y las pinturas antideslizantes en la calzada por ser una medida que va en contra del ciudadano

El Periódico

Bancos de hormigón en la calle Rocafort.

Bancos de hormigón en la calle Rocafort.

Pese a que a priori a todo el mundo le parecía una medida provisional para permitir el desahogo de los peatones durante el confinamiento en Barcelona provocado por el coronavirus, todo apunta a que los elementos de 'pacificación' ideados desde el consistorio de Ada Colau han venido para quedarse.

Esos elementos, tales como bancos de hormigón en una calzada reinventada para alejar a los vehículos de ella, bolas de grandes dimensiones sin señalizarvallas de cemento en plena calle y las coloridas pinturas antideslizantes, suponen un peligro para los usuarios del vehículo privado.

Nueva peatonalización de las calles de Barcelona. / MANU MITRU

Así lo ha hecho constar la asociación de fabricantes de motocicletas (Anesdor) por medio de una carta dirigida al Ayuntamiento de Barcelona en la que reclaman una reconsideración de esta política municipal que puede acabar provocando graves accidentes de tráfico, muy lejos de su intención original. Muchos ciclistas confunden las zonas peatonales creadas, plagadas de esas 'trampas' de hormigón y las motos corren el riesgo de colisionar en una maniobra fortuita. Por no decir de la trama multicolor de despista a más de uno.

Retirar los obstáculos

En el escrito, Anesdor pide "al Ayuntamiento que reconsidere su política de establecer obstáculos que pueden suponer riesgos a la seguridad vial en la ciudad. En los últimos meses, el Gobierno de la ciudad ha situado elementos como bloques de hormigón o pintura deslizante en el asfalto que pueden agravar de forma significativa tanto la posibilidad de que se produzcan accidentes como su gravedad". La nota apunta que "los motoristas y los ciclistas forman, junto a los peatones, los usuarios vulnerables en el tráfico, según la Organización Mundial de la Salud", y es por eso que consideran que las medidas no son la adecuadas.

Vallas de hormigón en plena calzada / FERRAN SENDRA

La asociación señala que "lejos de plantear nuevos riesgos como está sucediendo, es necesario que se apliquen medidas para mejorar su seguridad: como la pacificación del tráfico, ampliando las zonas 30 fuera de las grandes arterias de comunicación, o la inclusión una norma que permita a los motoristas circular por el carril bus".

José María Riaño, secretario general de Anesdor, ha apuntado que "en Barcelona cientos de miles de ciudadanos se desplazan en vehículos de dos ruedas cada día por decisión propia: ubicar elementos que ponen sus vidas en peligro es inaceptable. Pedimos al Ayuntamiento que reconsidere estas actuaciones".

Bancos de hormigón en la calle Consell de Cent. / FERRAN SENDRA

También ha recalcado que "la moto es un vehículo adecuado en el entorno de una movilidad multimodal. Su uso es compatible al de otras formas de desplazamiento, como ir andando o en bicicleta, con la ventaja de ampliar los rangos de distancia. En el marco de las distintas soluciones de transporte que necesitan los ciudadanos, la moto es la mejor opción en muchos casos, especialmente para aquellos que no viven cerca de sus centros de trabajo". Por todo ello reclama una reconsideración de plan del consistorio de Ada Colau.

Temas Motos