25 oct 2020

Ir a contenido

Susto en la calle de Marina

Un conductor de bus explica cómo se quedó sin frenos en Barcelona

TMB inmoviliza el vehículo, un 5102 de la línea V-21, en la cochera de Horta y abre una investigación

Los sindicatos llevan el tema al Comité de Seguridad y apoyan al compañero que denunció el caso por watsap

Óscar Hernández

Un bus de la V-21 en la calle de Marina, donde a otro vehículo de la misma línea le fallaron los frenos el pasado martes.

Un bus de la V-21 en la calle de Marina, donde a otro vehículo de la misma línea le fallaron los frenos el pasado martes. / Ferran Nadeu

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha inmovilizado un autobús híbrido de la serie 5102 en la cochera de Horta después de que el pasado martes 21 de julio su conductor se llevara un gran susto cuando al llegar a una parada el vehículo, con pasajeros, se desfrenara y se abalanzara unos siete metros hacia adelante saltándose un cruce.

Además de la investigación técnica abierta, el caso fue abordado ayer por el Comité de Seguridad y Salud de TMB a petición de los sindicatos ya que, además, el conductor denunció que al informar de la incidencia su superior este le dijo por la emisora del centro de control que ese fallo ya había pasado más veces y que siguiera conduciendo al menos hasta la cochera.

El miedo a que pudiera ocurrir un accidente con fatales consecuencias y la posible escasa importancia que dieron los responsables del servicio al chófer a través de la emisora llevó a este, Daniel M.,  a denunciarlo públicamente en un mensaje de audio de watsap para compartirlo con el resto de conductores de autobús de TMB.

"Lo más surrealista que me ha ocurrido"

"Me acaba de pasar lo más surrealista que me ha ocurrido en esta empresa -explica Daniel M. visiblemente indignado y nervioso en el watsap-. Llevo el 5102, un híbrido que tiene muchos fallos y que evito coger. Pero me lo han dado en un relevo. Y cuando bajaba por la calle de Marina con el V21, al llegar a la parada, a 30 o 40 km/h, freno y salta una alarma y el motor da un cacharrazo. Deja de funcionar el freno y el bus sale disparado hacia adelante siete u ocho metros y me he pasado el cruce. Si hubiera cruzado alguien, me lo hubiera cargado".

"¿Sabéis que pasa esto y los dejáis funcionar?", se queja el chófer por radio a su responsable

En ese mismo instante el conductor se puso en contacto a través de la emisora con el centro de control para informar del incidente. "El mando me dice que es un fallo que ya ha pasado en algunos coches de estos y que ya está reportado, que es un fallo del híbrido, que se llena de gas y deja de funcionar el freno. Y yo le digo: ¿Sabíais que pasa esto y los dejáis funcionar? Podría haber dado a una moto o a un coche", se queja el chófer. "Y me dice que esto no suele pasar y que siga hasta Montbau, o sea que confíe en la gracia de Dios", se lamenta el conductor, quien al final decide retirar el vehículo del servicio y llevarlo hasta la cochera después de que el responsable le dijera que podía continuar circulando. 

Tres revisiones a partir de ahora

Un portavoz de TMB reconoció el incidente que, ha dicho, se está abordando "con la máxima atención". "El vehículo está retirado y lo revisan técnicos de material móvil de la cochera y del departamento central de Ingeniería -explicó-. Y  también lo harán los de la empresa fabricante. La hipótesis inicial es una avería o funcionamiento anómalo puntual del sistema de recuperación de energía".

TMB añade que esa avería "no se había reportado nunca antes", negando por tanto la versión que da el chófer de lo que le dicen en el centro de control. "Se trató de un error de comunicación entre ellos, porque no estaban hablando de lo mismo", ha añadido el portavoz, quien ha reconocido que el diálogo "pudo haber sido más claro y eficaz". "No se puede poner en duda la fiabilidad de la flota de autobuses de TMB", ha sentenciado.