29 nov 2020

Ir a contenido

URBANIZACIÓN PENDIENTE EN SANTS-MONTJUÏC

El viejo recinto fabril de Can Batlló allana el camino a su futuro gran parque

Las máquinas avanzan en el pactado derribo del bloque 12 para dar paso a los 48.000 metros cuadrados de parque proyectados en esta zona de La Bordeta

Desaparece el homenaje al icónico cartel 'Aixafem el feixisme' que daba la bienvenida al enclave, referente de la gestión comunitaria desde el 2011

Helena López

Derribo del bloque 12 de Can Batlló, este miércoles por la mañana.

Derribo del bloque 12 de Can Batlló, este miércoles por la mañana. / SERGI CONESA

Sin focos ni lágrimas, la piqueta se ha llevado este miércoles por delante una de las naves industriales de Can Batlló. El bloque 12, entrando por Sant Medir a la derecha, frente al famoso bloque 11, recuperado por los vecinos en junio del 2011 y convertido en motor de la vida comunitaria y cultural en el barrio. El característico mural de Roc BlackBlock de su fachada, en homenaje al icónico cartel 'Aixafem el feixisme' y que daba la bienvenida al recinto, ya es historia. La imagen de las máquinas abriéndose paso, lejos de provocar un nuevo 'efecto Can Vies', es celebrada por el vecindario, pese al obligado instante de nostalgia. Así estaba pactado (y esa es la esencia del arte efímero). Los hiperactivos vecinos no hicieron nunca demasiada vida en esa nave, condenada desde el primer día ya que formaba parte de la futura zona verde de 48.000 metros cuadrados proyectada en el lugar (prácticamente la mitad del espacio), hoy un poco más cerca. "Estamos contentos de que el proyecto avance", señala Jordi Falcó, veterano activista del lugar, quien recuerda también que la lucha vecinal hizo que el diseño del futuro parque deje en pie el lateral de las nave que da al bloque 11, haciendo compatible el recuerdo del legado obrero con el necesario verde (que superará en superficie al de la Espanya Industrial, otra victoria vecinal). 

El pasado 9 de enero -hace solo medio año, aunque parezca una eternidad con una pandemia de por medio-, en la sala de actor de la nueva Escuela de Medios Audiovisuales (EMAV) -uno de los equipamientos de ciudad estrella del enorme recinto- se celebró un encuentro vecinal para dar a conocer el futuro parque de Can Batlló.  En él se explicó que además del gran parque, la zona verde se distribuirá en cinco grandes plazas que quedan entre los nuevos edificios de viviendas y las antiguas naves recuperadas como equipamientos, en las partes más próximas a las calles de Constitució y Amadeu Oller.

Trabajos paralelos

El año 2018, el movimiento vecinal de Can Batlló elaboró una propuesta de urbanización del futuro parque, en la que introdujeron el citado pasillo en recuerdo del pasado industrial en la calle 11 de Juny (eje cuyo nombre pusieron también los vecinos, en recuerdo al histórico día en el que, con un gigantesco puño de alzado, entraron el viejo complejo fabril antaño propiedad de la familia Muñoz Ramonet, que llevaban décadas reivindicando). Esta propuesta sirvió de base para el proceso participativo que concluyó con el acto de este enero. 

El característico cartel amarillo de 'Fem Barcelona' frente a la zona de derribos informa al paseante de que está frente a la "deconstrucción y estabilización de las fachadas del bloque 12 de Can Batlló, cuya fecha prevista de finalización es agosto del 2020. Fuentes municipales añaden que, en paralelo, se está trabajando en el proyecto ejecutivo del parque para que, cuando terminen las demoliciones, se pueda empezar la urbanización (si el virus lo permite).