04 ago 2020

Ir a contenido

Foment se retira del Pacto por Barcelona cargando contra Colau

La patronal que preside Sánchez Llibre afirma que las políticas de la alcaldesa "perjudican a buena parte de los sectores de la ciudad"

El Periódico

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre.

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre.

La patronal Foment del Treball ha anunciado este martes que abandona el Pacto por Barcelona. Y lo ha hecho cargando con dureza contra la alcaldesa, Ada Colau, a la que ha acusado de "negar el diálogo". La patronal que dirige Josep Sánchez Llibre sostiene que las políticas del gobierno de Colau "perjudican a buena parte de los sectores de la ciudad". El acto de presentación del Pacto por Barcelona tendrá lugar esta tarde en el Saló de Cent del ayuntamiento, con presencia de la alcaldesa, Ada Colau; el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, y los líderes de los grupos municipales de ERC, Ernest Maragall; de Junts per Catalunya, Elsa Artadi; de Ciudadanos, Mari Luz Guilarte; del PP, Josep Bou; y de Barcelona pel Canvi, Manuel Valls.

Foment ha lamentado que "pese a las reiteradas peticiones para dialogar" y llegar a acuerdos con el Ayuntamiento de Barcelona, "aún no se ha recibido ninguna respuesta". Sobre la mesa, el malestar de la patronal por el plan de movilidad de Barcelona, muy criticado por este colectivo porque consideran que perjudica al comercio de la ciudad, así como a los sectores del turismo, transporte, restauración y logística, y pone en peligro miles de puestos de trabajo.

"La primera obligación de la alcaldesa es gobernar escuchando a los sectores que generan actividad y ocupación en nuestra ciudad, y eso no lo está haciendo Ada Colau", ha señalado Foment. La patronal no quiere apoyar un documento, el del Pacto de Barcelona, "que se convierte en palabras que no tienen nada que ver con una realidad que niega el diálogo con la ciudad".

No es la primera vez en las últimas semanas que Foment critica a Colau. El pasado 8 de julio, en un acto con diversos sectores económicos de la ciudad, Sánchez Llibre acusó a la alcaldesa de "maltratar" Barcelona y de "estar ahogando su vitalidad con sus obsesiones sectarias e ideológicas". En ese acto, Sánchez Llibre adviertió de que el plan de movilidad ponía en peligro 50.000 empleos.