07 ago 2020

Ir a contenido

COHESIÓN SOCIAL

La Diputación de Barcelona invierte seis millones para la reactivación tras el coronavirus

La corporación ha dedicado en estos meses 31 millones a paliar los efectos de la crisis sanitaria

El Periódico

Imagen de la Diputació de Barcelona.

Imagen de la Diputació de Barcelona. / josep garcía

La Diputación de Barcelona ha a aprobado un plan de choque de seis millones de euros para dotar de recursos a los ayuntamientos ante el riesgo de que la crisis sanitaria amenace la cohesión social. La corporación ha aportado en estos meses un total de 31 millones de euros a los 311 municipios de la provincia con el fin de apoyar “una reactivación social” de los municipios que se centre en garantizar la cohesión social. Y ello, con el fin de “contrarrestar” el efecto de la crisis sanitaria del coronavirus, según ha precisado este lunes la diputada de Cohesión Social, Ciudadanía y Bienestar, Lluïsa Moret, que ha explicado el plan junto con Alba Barnusell, diputada de Políticas de Igualdad.

“La diputación hace una apuesta estratégica por la reactivación social de los municipios”, ha afirmado Moret, alcaldesa de Sant Boi de Llobregat, que ha subrayado que no deja de ser una iniciativa habitual por parte del organismo, pero que cobra especial importancia en un momento en el que la crisis de la covid-19 ha supuesto un impacto inédito en la economía de las localidades y de sus habitantes.

Plan de choque

El plan de choque por valor de seis millones de euros cuenta con cuatro líneas de actuación. La primera, con 2,13 millones, es el refuerzo de las plantillas de profesionales de servicios sociales básicos, que en estos tiempos han sufrido una demanda muy elevada relacionada con el acceso a la alimentación, las dificultades para mantener la vivienda y los suministros básicos, así como por las gestiones para solicitudes del ingreso mínimo vital.

La segunda línea está centrada en la atención a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad, con 1,84 millones de euros. La tercera es un fondo para la contratación de profesionales para la intervención social, con un millón de presupuesto. El resto del presupuesto del plan debe reforzar los servicios municipales de atención a las mujeres víctimas de violencia machista.