14 ago 2020

Ir a contenido

CRISIS CLIMÁTICA

Barcelona se blinda contra las lluvias torrenciales

El consistorio impulsa un nuevo plan de alcantarillado a 80 años vista

Las previsiones apuntan a que las tormentas extremas aumentarán el 17%

El Periódico

El Paral·lel inundado, en octubre del 2018.

El Paral·lel inundado, en octubre del 2018. / TERESA NETTO

El Ayuntamiento de Barcelona ha diseñado el Plan Director Integral de Saneamiento de Barcelona, una nueva propuesta de alcantarillado planteado a 80 años vista para hacer frente a la emergencia climática y en previsión al incremento de las lluvias torrenciales, la temperatura y el nivel del mar.

El concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, explicó ayer en un encuentro telemático con la prensa que, cara a los años 2070-2100, se prevé una reducción de precipitación anual, pero que aumentarán el 17% los episodios extremos de lluvia. El plan está basado en tres ejes: la adaptación al cambio climático, la protección ecológica y ambiental, y la planificación de un mantenimiento sostenible, e incorpora modelos hidrológicos, de inundación y marítimos, y criterios de eficiencia económica y análisis del coste de beneficio.

Tejados verdes

Una de las novedades destacadas es la actuación mediante Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible (Suds): zonas verdes que tienen una capacidad de infiltración controlada y generan un espacio donde el agua queda retenida, de manera que la ciudad contará con elementos de drenaje en las calles y tejados verdes.

Además de los Suds, que, según Badia, mejorarán la resiliencia y deben incorporarse en la transformación urbana, el objetivo es aumentar la captación de agua en los depósitos, con la creación de 38 unidades anti-inundaciones, que se sumarían a las 12 existentes, y 15 nuevas unidades de depósitos anti-abocamientos que se añaden a las dos que ya existen.

El proyecto también prevé ampliar en 38 kilómetros la red primaria y en 200 kilómetros la secundaria, y doblar la rehabilitación, pasando del 0,45% al 1% anual para llegar a los 160 kilómetros de red, que supondría un 10% de la red existente.

1.400 millones 

El presupuesto  es de 1.400 millones en 80 años, lo que supondría una inversión de 175 millones cada 10 años. Badia subrayó que priorizarán las zonas donde el beneficio sea más rentable y donde pueda afectar más a la ciudadanía y al medio ambiente. El concejal anunció que si se realizan todas las actuaciones del plan se podría reducir en un 80% los gastos por daños provocados por desbordamientos.

Ya están en marcha actuaciones para los próximos seis años por un valor de 84 millones, como el desdoblamiento del interceptor de la Diagonal, la tercera fase del eje drenante de la avenida del Paral·lel y la calle Vila i Vilà, y el depósito soterrado de regulación de aguas fluviales del eje drenante de la avenida de Prim.