28 nov 2020

Ir a contenido

verano sin turistas

La falta de reservas mantiene a la mayoría de hoteles de Barcelona sin fecha de reapertura

La patronal estima que a mitad de julio estarán abiertos unos 75 de entre 440, con baja ocupación

Alojamientos de lujo como Claris, Arts o W dan un paso adelante reactivando sus camas y servicios

Patricia Castán

El Hotel Vela de Bacelona, reabierto este jueves al público.

El Hotel Vela de Bacelona, reabierto este jueves al público. / RICARD CUGAT

Muchos siguen no solo cerrados, sino con la entrada tapiada para evitar intrusiones. El insólito panorama que dibujan los hoteles inactivos en Barcelona constata que el turismo casi se ha extinguido en la capital catalana pese a la progresiva apertura de fronteras y que aún quedan meses por delante para empezar a remontar la situación. El Gremi d’Hotels de Barcelona estima que a mitad de mes habrán unos 75 hoteles abiertos entre una planta hotelera que ronda los 440. Si otros veranos las ocupaciones estivales se mueven a partir del 80%, en esta ocasión la media actual se sitúa sobre el 20 o 25%, aunque en no pocos casos está por debajo. Una situación que lleva a la mayoría de establecimientos a no contar aún con una fecha de reapertura clara.

Aunque no sea el fúnico sector machacado por los efectos económicos de la pandemia del covid-19, a corto plazo sí ha sido el más afectado. Los comercios y los restaurantes han ido avanzando en su reactivación, pero por mucho que los empresas hoteleras quieran retomar la actividad se topan con un muro infranqueable: la falta de viajeros y, por tanto, de reservas. De hecho, son muchos los hoteles que parecen estar abiertos en portales como Booking, cuando en realidad solo ofrecen una aparente disponibilidad para testar el interés del viajero o el potencial volumen de reservas. Y apenas las está habiendo, incluso en un verano en el que se puede reservar una cama de gran lujo a poco más de 200 euros, o un buen cuatro estrellas por entre 60 y 70 euros. 

Falta de confianza

El director general del gremio en la ciudad, Manel Casals, señala que los primeros vuelos europeos no han hecho variar apenas la situación. “Se trata solamente de una cuestión de confianza, mucha gente aún no se atreve a viajar”, mantiene. No solo a España, sino que prefiere evitar largos desplazamientos por si hay rebrotes o la situación se vuelve a complicar. La incertidumbre es ahora el gran enemigo del turismo, por lo que las reservas son de último minuto y los clientes buscan la garantía de cancelación sin cargos, algo que hace muy difícil trabajar con previsión.

En diversos hoteles consultados dan mayoritariamente datos de ocupación que oscilan entre el 30% e incluso menos del 10%. Es difícil establecer el porcentaje necesario para que un alojamiento cubra gastos en Barcelona, ya que depende de su estructura y de que tenga o no créditos abiertos, señala la patronal. Pero muy pocos de los recién abiertos lograrán tener saldos positivos, aunque hayan apostado por la reactivación para incentivar al turismo y por potenciar la imagen de normalidad y seguridad local. En este sentido, Casals agradece ese esfuerzo porque “está claro que si todos los hoteles están cerrados no vendría nadie”.

La esperanza del sector es que si el otoño comienza sin rebrotes del coronavirus, el turismo de negocios empiece a levantar el vuelo y reabran muchos hoteles que ahora mismo ni tan solo tienen una fecha asegurada en su calendario. Es el caso incluso de algunos de los hoteles más importantes de la ciudad, como el Palace, Majestic o Mandarin Oriental, en este caso en el paseo de Gràcia o a un paso, es decir, la ubicación más deseada por el viajero, lo que refleja el desierto en que se ha convertido este año el centro de la ciudad. Para ellos, la falta de conexiones aéreas con algunos de sus principales emisores de clientes (EEUU, Rusia o Asia) ha complicado la reincorporación.

Paulatinas aperturas 

Entre los valientes que han hecho una apuesta clara por levantar el vuelo destaca el grupo Catalonia, que en la capital catalana ya tiene en funcionamiento 16 de sus 26 hoteles. Fuentes de la compañía indican que la ocupación oscila entre el 16 y el 25%, un largo camino por delante que no ha impedido que retomen algunos de sus atractivos estivales, como la puesta en marcha como cada verano de la espectacular terraza del Catalonia Barcelona Plaza, en la plaza de España.

También levantó la persiana muy pronto (1 de julio) uno de los superlujo locales, el Claris, abanderando el regreso paulatino de la oferta de Derby Hotels. En este caso, aglutinando la demanda de otros de sus establecimientos aún cerrados, de modo que en pocos días aseguran haber pasado de una ocupación en torno al 30% hasta un 54% este miércoles.

En esa trinchera de la categoría más alta (y con una logística más complicada por sus mayores plantillas y recursos) se inscriben también el Miramar, Cotton House, Ohla Barcelona o Soho House hace días. Destacan también grandes hoteles como el Hilton Diagonal Mar. Los viajeros franceses, británicos e italianos son de momento los que nutren la hotelería local.

Este jueves, no obstante, habrá un nuevo salto cualitativo con la entrada en juego del Hotel W (Vela), que además es uno de los más grandes de la ciudad y vuelve al ruedo también con su famoso 'beach club' Salt a pie de playa. La próxima semana lo hará otro establecimiento 'top' de primera línea de mar, el Arts, que jugará la baza de 2.800 metros cuadrados de jardines y terrazas donde mantener las distancias sin renunciar al hedonismo. El hotel, que ahondará en promociones para abrirse también al mercado de proximidad, incluso ofrece precios reducidos para el personal sanitario todo el año.  

Más promoción de servicios para el barcelonés

A sabiendas de que el viajero extranjero llegara este año con cuenta gotas, los establecimientos de Barcelona están optando por tratar de atraer a la ciudadanía con su oferta de servicios alternativos, como restaurantes o terrazas a la fresca. El Mandarin Oriental Barcelona, por ejemplo, no abre todavía su hotel pero sí reestrena su Terrat a partir de hoy mismo. En el caso del Ars, se han implantado diversas promociones para clientes de proximidad, donde destacan las tarifas reducidas para personal sanitario a lo largo de todo el 2020.

Otros establecimientos lo que hacen es optimizar recursos mientras no se recupere el sector. H10 o NH Hoteles ha abierto solo parte de su red hotelera local, concentrando allí la demanda. Y macrohoteles de cinco estrellas como el Fairmont Barcelona Rey Juan Carlos I, ultiman su próxima reapertura, pero no de todas sus plantas.