30 oct 2020

Ir a contenido

Pillado por el sistema de seguridad

Un ladrón se queda de noche en un centro comercial y se disfraza de camarero para robar

Los vigilantes sorprendieron al caco deambulando por la zona de ocio con un delantal y 450 euros robados

Óscar Hernández

El presunto ladrón del centro comercial con la ropa con la que llegó y, poco después, disfrazado de camarero (derecha).

El presunto ladrón del centro comercial con la ropa con la que llegó y, poco después, disfrazado de camarero (derecha). / Mossos d'Esquadra

Demasiado fácil para ser un buen plan. Y le pillaron. Los vigilantes de seguridad de un centro comercial barcelonés sorprendieron la pasada madrugada a un ladrón que se había disfrazado de camarero, con delantal incluido, para robar dentro del complejo. Un total de 450 euros escondidos en su ropa interior y una bolsa con gafas, un iPad y otros efectos personales de terceras personas provocaron su detención y puesta a disposición de los Mossos d'Esquadra, muy sorprendidos por el extraño robo.

Lo más curioso del caso, según han relatado fuentes policiales, es que el robo estaba destinado al fracaso desde su inicio por la permanente vigilancia del edificio escogido. El presunto ladrón, un  joven portugués que iba indocumentado, se quedó dentro del centro comercial Diagonal Mar cuando este cerró anoche sus puertas.

Agazapado

El intruso esperó escondido posiblemente en algun pasillo o dependencia interior, a las que no pueden acceder los compradores, hasta que decidió comenzar a actuar de madrugada, ignorando que estos complejos disponen no solo de vigilantes nocturnos sino también de un sistema de videovigilancia que incluye alarmas perimetrales y volumétricas.

Y fue uno de estos sensores de movimiento el que delató al ladrón. El personal de seguridad comprobó al sonar la alarma que no estaban solos en el centro comercial, que tenían una visita no anunciada. 

Cuando una de las cámaras registró inmediatamente los movimientos del sospechoso, surgió la segunda sorpresa: el sujeto llevaba el uniforme de uno de los bares del complejo con delantal incluido, posiblemente para pasar desapercibido. Pero a esas horas no debería de estar trabajando. Y además los vigilantes tampoco le conocían.

Dinero y efectos personales

Cuando los vigilantes fueron a por el sospechoso, comprobraron que llevaba consigo una bolsa con otros uniformes de locales del centro comercial, un iPad, una tablet, una gafas de marca y varios tiquets-restaurante a nombre de otra persona, según las mismas fuentes.

Al llegar la patrulla de los Mossos d'Esquadra, sus agentes y los vigilantes descubrieron que las cajas registradoras de tres bares habían sido forzadas. Y en la ropa interior aparecieron 450 euros en billetes pequeños presuntamente robados como los efectos hallados en su bolsa, que podrían proceder de algún vestuario.

Curioso atrevimiento

Fuentes policiales manifestaron su perplejidad por el atrevimiento del ladrón de pretender robar en un centro comercial tras el cierre de sus puertas, cuando todo el mundo sabe que están vigilados, tanto por sistemas electrónicos como por personal especializado.

También es curioso que el detenido, que en las próximas horas pasará a dispisición judicial por robo con fuerza, carezca de antecedentes. Tal vez lo de quedarse a pasar la noche y 'trabajar' de madrugada en un centro comercial le había salido bien hasta ahora. O, por el contrario, le pillaron el día de su estreno porque no era un buen plan.