10 ago 2020

Ir a contenido

LA RECUPERACIÓN DE LA RESTAURACIÓN

BCN permitirá la ampliación temporal de las terrazas hasta diciembre del 2021

El ayuntamiento calcula que la ciudad ganará durante este verano 800 espacios para mesas de locales en la calle

El consistorio recibe 4.878 solicitudes de las que admite 3.604, el 65% para extender licencias y un 35% de nueva creación

Mesas de una terraza en la calzada, de acuerdo con la regulación excepcional del ayuntamiento, este lunes en la calle de Amigó.

Mesas de una terraza en la calzada, de acuerdo con la regulación excepcional del ayuntamiento, este lunes en la calle de Amigó. / RICARD CUGAT

El Ayuntamiento de Barcelona anunció el pasado 5 de mayo que permitiría a la restauración ampliar excepcionalmente las terrazas para facilitar la recuperación del sector, paralizado, como tantos, por la crisis sanitaria del coronavirus. La idea era ofrecer a los establecimientos que ganaran espacio pero no a acosta del peatón sino esencialmente en la calzada. El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, y la segunda, Janet Sanz, presentaron el plan en mayo, y este lunes han dado cuenta de cómo está el proceso.

La principal novedad de la comparecencia de Collboni y Sanz es el calendario. Inicialmente se anunció que esta ampliación se toleraría hasta el 31 de diciembre del 2020, pero finalmente se permitirá que esas mesas de más estén en el espacio público casi un año y medio, hasta el 31 de diciembre del 2021. La medida podría suponer que cuando acabe este verano haya cerca de 6.500 licencias de terraza en Barcelona, unas 800 nuevas. Antes de la crisis de la covid-19 había unas 5.500 licencias en la ciudad.

Varias personas toman café en una terraza cerrada de Barcelona, en mayo. EFE / ALEJANDRO GARCIA

24 de julio, fecha límite

El consistorio, ha subrayado Collboni, ha tenido que multiplicar por cuatro el personal que se encarga de estos asuntos para acelerar la gestión. El socialista ha agradecido al resto de grupos que apoyaran la medida. “Se han registrado 4.878 peticiones y todas han sido revisadas”, ha precisado Sanz. De ese total, 3.604 están en trámite y 1.274 no han sido admitidas por diferentes motivos: les faltaban datos, no se correspondían con el modelo planteado. Pueden enmendarse y volverse a presentar. La fecha límite para que remitir solicitudes será el 24 de julio. De las propuestas admitidas, unas 2.951 están en revisión técnica y 689 están ya resueltas

De esas 689 licencias que han recibido luz verde, 444 cuentan ya con autorización para implantarse en el espacio público: en total, suman 1.286 mesas y 5.143 sillas nuevas. Al instalarlas, han arrebatado  2.800 metros cuadrados a aparcamientos, el equivalente a plazas de 300 coches y 200 motos. Un 60% de las nuevas terrazas o ampliaciones validadas estarán en la calzada y el 40% restante, en “plazas, ramblas y aceras”, según la teniente de alcalde, que ha explicado que el 50% de las solicitudes provienen del Eixample, Sant Martí y Ciutat Vella.

El 50% de la solicitudes son de locales del Eixample, Sant Martí y Ciutat Vella

La previsión, según Sanz, es “resolverlo todo en las primeras semanas de agosto”. Pero el equipo técnico está preparado para dedicar todo agosto a esta cuestión. De las licencias solicitadas que han sido admitidas a trámite, el 65% reclaman ampliar una terraza ya existente y un 35%, una nueva licencia.

El espacio

Sanz ha afirmado que una vez se complete el proceso, Barcelona habrá ofrecido a las terrazas 25.000 metros cuadrados que ahora se destinan a aparcamientos de coches y motos, pero también a otros aspectos, como reservas de carga y descarga, contenedores. 

Sobre el periodo de vigencia previsto, Collboni ha argumentado que pese a que se prevé una recuperación económica durante los próximos meses, no se contempla un regreso a la normalidad previa al coronavirus a corto plazo, por lo que se ha ampliado el plazo. “Mientras tengamos la previsión de que la situación económica se prolongue, la medida se mantendrá”.

9.300 bares en la ciudad

En Barcelona hay 9.300 bares y restaurantes, que hasta ahora se repartían las 5.500 licencias citadas. Se trata de negocios que han sufrido tremendamente en la etapas de confinamiento estricto, porque a diferencia de los locales de alimentación se vieron obligados a cerrar sus puertas y a cortar así toda posibilidad de ingreso.

El Gremi de Restauració de Barcelona considera que todavía es pronto para tener cifras representativas del balance de cierres. Según el gremio, hay locales que no han reabierto desde el confinamiento pero que lo harán. También constata que algunos no volverán a abrir sus puertas, aunque la previsión es que el ajuste real del sector tras la crisis de la covid-19 se produzca en mayor medida durante el próximo otoño.

El gremio celebra el nuevo calendario

El sector reaccionó ayer con satisfacción pero también con cierta inquietud tras la comparecencia de Jaume Collboni y Janet Sanz. Por un lado, el Gremi de Restauració de Barcelona c elebró que el gobierno de Ada Colau «haya atendido» su demanda y extienda la duración de las ampliaciones de terrazas. «La ciudad debe prepararse para un proceso de recuperación que será mucho más lento de lo que nos gustaría», auguró el director del gremio, Roger Pallarols. La inquietud del colectivo viene de que un 35% de las solicitudes hayan sido rechazadas. Según los restauradores, la mayoría de los rechazos ha afectado a locales del centro, lo que juzgan  preocupante porque suelen ser los que afrontan alquileres más altos. «La ampliación de terrazas es una herramienta para hacer más competitivos a los establecimientos y todos se deberían poder beneficiar de ello, en el centro y en los barrios», afirmó Pallarols. El gremio informó de que ha acordado con el consistorio abrir un proceso de revisión de las solicitudes denegadas para enmendar errores y zanjar el asunto antes de que se interpongan recursos administrativos y judiciales.