14 ago 2020

Ir a contenido

políticas de género

Barcelona reserva a las mujeres el 40% de plazas a la Guardia Urbana

El ayuntamiento opta por la discriminación positiva máxima que permite la nueva ley de policías locales

El Periódico

Una agente de la Guardia Urbana, durante un control policial en las primeras semanas de la pandemia.

Una agente de la Guardia Urbana, durante un control policial en las primeras semanas de la pandemia. / LAURA GUERRERO

Barcelona reservará a las mujeres, en próximas convocatorias para acceder al cuerpo funcionarial de la Guardia Urbana, un 40% de las plazas disponibles, es decir, el máximo que permite la modificación de la ley de policías locales realizada este mismo año por el Parlament. El objetivo es corregir progresivamente la desproporción actual. De los 2.736 agentes que a fecha de hoy forman parte de la Guardia Urbana de Barcelona, un 85,79% son hombres y un 14,21% son mujeres.

Esta política de reequilibrio paulatino se podrá llevar a cabo este mismo año, en que hay convocadas 282 nuevas plazas para ingresar en el cuerpo. Si tras superar todas las pruebas de acceso y exámenes, el 40% de las nuevas incorporaciones son mujeres, estas pasarán a representar como mucho el 16,59% del total.

La modificación de la ley de policías locales de 1991 aprobada este pasado abril y que contó con aportaciones directas del Ayuntamiento de Barcelona establece que las plazas reservadas a mujeres deben situarse entre el 25% y el 40% en cada convocatoria. Barcelona, en esta primera oportunidad, ha optado ya por el máximo permitido.

Interés creciente

Este criterio de discriminación positiva dejará de ser aplicable, según la misma ley, cuando la proporción de mujeres en el cuerpo policial sea igual o superior al 33%. Esa meta, obviamente, está lejos aún de alcanzarse, pero el interés de las mujeres por formar parte de esta profesión es creciente, según los datos de que dispone el Ayuntamiento de Barcelona. En el año 2010, solo un 6,40% de los aspirantes a ingresar en el cuerpo eran mujeres. Esa cifra ha ido en aumento año tras año y, en la última convocatoria, abierta en el 2019, las aspirantes eran ya un 28,02% del total.

Para poder acceder a esa cuota del 40%, el paso previo indispensable es celebrar antes todas las pruebas de acceso fijadas. Una vez se dispone de la lista de aprobados y de la puntuación de cada uno de ellos, en el caso de que las mujeres no representen ese 40% fijado como meta se procederá a aplicar el criterio de discriminación positiva, con algunas salvedades. Si la puntuación obtenida por la aspirante es más de un 15% inferior a la de un hombre, no obtendrá la plaza.