01 jun 2020

Ir a contenido

EMERGENCIA HABITACIONAL

Colau reclama a Sánchez un pacto de Estado para la vivienda

La alcaldesa también exige poder disponer del superávit municipal para afrontar la crisis social y económica

El Periódico

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau. / BETEVÉ

Poder disponer de superávit municipal generado a través de la ley de estabilidad presupuestaria y un pacto de Estado para la vivienda. Estas son las dos peticiones que este jueves ha trasladado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por carta. Para la concejala es imposible salir de la actual crisis social y económica generada por la crisis sanitaria sin un cambio “en las reglas de juego de la política de vivienda”.

Para ello, Colau invita a Sánchez a liderar de forma “urgente” e “inminente” un pacto de Estado que alinee a todas las administraciones públicas con el fin de salir de la emergencia habitacional que ya existía antes de la pandemia y que con la irrupción del covid-19 se ha agravado; y un pacto que, a su vez, impulse medidas que no se han llevado a cabo en los últimos 40 años en España para garantizar el derecho a la vivienda. Según la alcaldesa hacerlo y hacerlo bien permitiría, además, “generar miles de puestos de empleo de calidad que permitirían acelerar la salida de la crisis”.

Prórroga de la moratoria de desahucios

Entre las medidas a corto plazo que propone Colau figuran la prorroga por seis meses más de la moratoria de desahucios de las familias más vulnerables y un cambio radical en la fiscalidad actual que “favorece a la especulación” en referencia a las socimis.  A juicio de la alcaldesa ahora se premia, sin condiciones e impuestos bajos, a quienes realizan grandes compras de vivienda para especular y se penaliza a los empresarios que promueven vivienda protegida de alquiler. Algo “inasumible”.

En cuanto a la posibilidad de poder usar el superávit del ayuntamiento para hacer frente a las demandas sociales, Colau afirma que no está pidiendo “ninguna concesión de gracia” sino que se trata de una “demanda muy básica y de justicia” que permitiría al municipio hacer frente a la crisis social y económica con más recursos. No en vano, como recuerda la alcaldesa, los ayuntamientos son “la Administración mas cercana y el primer lugar donde se dirige la ciudadanía”.