crisis sanitaria

Barcelona sufre los efectos de una menor limpieza desde el confinamiento

El operativo se ha reducido a un 44%, a la par que han crecido las actitudes incívicas con la basura

El ayuntamiento refuerza la recogida de pelusa de los árboles y recuperará más plantilla en los próximos días

Restos de los plataneros depositados sobre las calles de Barcelona.

Restos de los plataneros depositados sobre las calles de Barcelona. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

P. Castán

No todos los barrios la sufren en igual medida, pero en las últimas semanas la imagen de suciedad o dejadez en las calles de Barcelona ha ido empeorando en algunas calles según avanzaba el confinamiento. Desde hace unos días, esta sensación es aún más acusada ante la gran cantidad de pelusa de los árboles (sobre todo plataneros) que flota en el ambiente y acaba aterrizando en la vía pública. El Ayuntamiento de Barcelona asume que la pandemia y encierro de la población se han acompañado de una eventual reducción de recursos, que implican tener activa a solo un 44% de la plantilla de limpiadores. En los próximos días y según avance la desescalada, se irá añadiendo personal, aunque ya han comenzado refuerzos específicos como la recogida de dicha molesta pelusa con maquinaria y no barrido manual.

El consistorio recuerda que la reducción de personal ha respondido a planes de contingencia para garantizar el servicio en distintos turnos (pese a algunas bajas y tratando de evitar contagios), y acorde a un menor uso de la vía pública. El objetivo es llegar al 66% de la plantilla activa en próximos días, cuando se alcance la fase 1 de desescalada.

Llamamiento al civismo

No obstante, como ha reconocido esta semana el ayuntamiento, algunas actitudes incívicas se han incrementado durante el estado de alarma, como no recoger  excrementos de perro, o dejar fuera del contenedor la basura. Así como depositar muebles en la calle (no hay recogida) o restos a las puertas de los puntos verdes, que siguen cerrados. Por lo que ahora se hace un llamamiento a la colaboración ciudadana.

Te puede interesar

Sin embargo, el consistorio está tratando de mejorar problemas específicos como el reciente aumento de la pelusa vegetal (tan molesta, aunque no genera alergias como sucede con loss granos de polen) en las calles, atribuido a las fuertes lluvias, la llegada de la primavera y más visible aún por el  viento y la menor limpieza de las calles. En este sentido, ya se han cambiado los equipos manuales de barrido por maquinaria más potente para combatirlo. 

Mientras tanto, se mantienen servicios especiales iniciados en marzo para desinfectar contenedores y entornos de mercados y farmacias, entre otros.