24 oct 2020

Ir a contenido

DESPLAZAMIENTOS SEGUROS

Eixample Respira pide ampliar el espacio del peatón para el distanciamento social

La plataforma vecinal propone al ayuntamiento diferentes "medidas estructurales" relacionadas con la movilidad por el coronavirus

Luis Benavides

Ciclistas con mascarillas en el centro de Barcelona

Ciclistas con mascarillas en el centro de Barcelona / FERRAN NADEU

La reducción drástica del tráfico durante las primeras semanas de confinamiento por la crisis del Covid-19 se ha traducido en Barcelona en una mejora de la calidad del aire sin precedentes.  La restricción a la movilidad personal decretada por el Gobierno ha reducido en un 77% los niveles de contaminación en la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de la capital catalana. Activistas vecinales como Eixample Respira piden ahora “medidas estructurales” para garantizar  el necesario distanciamiento físico (un metro y medio) finalizado el confinamiento total, unas medidas que también permitirán seguir luchando contra otro asunto de salud pública: la polución.

En un comunicado, la plataforma vecinal exige al Ayuntamiento de Barcelona la ampliación del espacio para los peatones. Para ello, propone eliminar carriles de circulación de vehículos como los laterales de la Diagonal, Gran Via y paseo de Gràcia, así como plazas de aparcamiento en superficie (incluyendo zonas azul y verde) y motos aparcadas en la acera.  

Para garantizar el llamado distanciamiento social, fundamental para evitar el contagio, Eixample Respira también considera imprescindible incrementar la frecuencia del transporte público (algo que la Autoritat del Transport Metropolità ya ha anunciado) y reducir el tiempo de espera de los peatones en los semáforos, algo que requiere aumentar la frecuencia semafórica o creando una tercera fase exclusiva para las personas que van a pie.

La bici como aliada

La plataforma vecinal también apuesta por ampliar y mejorar “urgentemente” la red de carriles bici, especialmente aquellos de conexión entre los existentes. Se trata de “fomentar una movilidad segura, sostenible y saludable en toda la ciudad”, detallan en su comunicado.

En esta misma línea, el Bacc (Bicicleta Club de Catalunya) considera esencial el impulso de este modo de transporte “rápido, silencioso, eficiente y sostenible”. La organización ciclista defiende que la bicicleta es una “aliada inestimable y una de las opciones de movilidad con menos riesgo de contagio, ya que permite evitar la proximidad de las personas y mantener la distancia social requerida en los desplazamientos”. Con todo, antes será necesario tomar medidas, explican en redes sociales, en los carriles bidireccionales donde es mucho más complicado mantener la distancia mínima interpersonal y apuestan por habilitar corredores.

Finalmente, Eixample Respira solicita la ampliación de los espacios públicos de ocio y deporte, sobre todo los situados en barrios de la ciudad más densamente poblados como los del Eixample. Esto sería posible ampliando, por ejemplo, “los periodos de ampliación del programa ‘Obrim Carrers’ que eliminan el tráfico” de las calles Vias Laietana, Gran de Gràcia, Creu Coberta, Sants y Aragó, entre otras.

La plataforma vecinal acompaña el comunicado con una relación de medidas similares aplicadas en otras ciudades. Así, el documento recoge iniciativas como las 21 calles exclusivas para peatones y áreas pacificadas en Viena, el cierre de cuatro vías principales durante 11 días en Nueva York  o la reducción del tiempo de espera para los peatones en los semáforos de Bruselas. También se hace eco de la ampliación de los carriles bici en Budapest, donde se ha creado una red provicional en las vías principales, y Berlín, que ha reemplazado carriles de coche a favor de amplios carriles para ciclos.

Temas Coronavirus