01 jun 2020

Ir a contenido

MEDIDA DEL CONSISTORIO

Barcelona retrasa el cobro del IBI a julio y la tasa de terrazas a octubre

El consistorio prorroga sus tributos más allá del final del decreto de alarma

Toni Sust

Las terrazas de las Ramblas. 

Las terrazas de las Ramblas.  / ÁNGEL GARCÍA

Cuando el confinamiento llevaba unas horas oficialmente vigente, el pasado 16 de marzo, el Ayuntamiento de Barcelona anunció, por boca del primer teniente de alcalde, Jaume Collbonique se aplazaría el cobro de impuestos municipales y que se replantearían algunos pagos a la vista de que el parón obligado de la economía obligaba a suspender las actividades de muchos profesionales. Este jueves, el consistorio ha precisado sus planes al respecto.

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), que en el caso de los que no lo tengan domiciliado debía abonarse antes del 4 de mayo, podrá pagarse ahora hasta el 3 de julio. Los que tienen el recibo domiciliado, fraccionado por trimestres, verán como el segundo plazo se les cobra ese mismo día, el 3 de julio. A quienes hayan domiciliado por primera vez el impuesto también se les cobrará ese día.

Quien quiera, podrá pagar según el calendario preexistente. Si prefiere agotar el nuevo plazo, aunque el recibo conste fuera de fecha, se podrá abonar la cantidad en oficinas de Caixabank, el BBVA, Bankia o el Banco Santander, o mediante los servicios on line de dichas entidades.

Impuesto sobre vehículos

En el caso del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, el plazo de pago se mantiene en la fecha prevista en el caso de los que tengan los recibos domiciliados, el mismo 3 de julio, que pasa a ser la última posible para el pago de los que no hayan domiciliado, que hasta ahora debían afrontar el 15 de junio como máximo.

Terrazas de la plaza Reial. ALBERT BERTRAN

La tasa de terrazas es probablemente el caso más controvertido. No solo porque el sector de la restauración vivió con sumo desagrado que el gobierno de Ada Colau lo subiera sustancialmente al pactar los presupuestos con ERC. También porque en estas fechas de confinamiento las terrazas no existen: cuántos barceloneses piensan en el final del aislamiento para irse a tomar una caña a una terraza.

Devolución por las terrazas

Collboni afirmó el 16 de marzo que se tendría en cuenta este periodo para reducir el cobro de la tasa descontando el periodo en el que los bares y restaurantes han tenido que cerrar sus puertas en función del decreto de alarma.

 Ahora, el consistorio anuncia que tanto los recibos domiciliados como los no domiciliados se pueden pagar hasta el mes de octubre. De esta forma se gana tiempo para concretar los descuentos correspondientes. Los que ya hayan pagado la tasa de terrazas podrán pedir que se les devuelva la parte que corresponde al periodo sin actividad. Se puede solicitar mediante la web del ayuntamiento.