CORONAVIRUS

Empieza el montaje del espacio que acogerá a sintecho en la Fira

La UME, los bomberos y Creu Roja organizan el campamento, que recibirá de entrada a 150 personas

El consistorio calcula que el dispositivo estará completado entre el martes y el miércoles

El pabellón 7 de Fira de Barcelona donde se acogerá a personas vulnerables durante el confinamiento. / JORDI COTRINA / VÍDEO: BLANCA BLAY / ACN

Se lee en minutos

Toni Sust

La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha empezado este domingo, de forma conjunta con el Ejército de tierra, la Guardia Urbana, los Bomberos y la Creu Roja, a montar en el pabellón número 7, o de Victoria Eugenia, en la Fira de Barcelona, un dispositivo de 6.000 metros cuadrados que servirá como campamento de acogida para un millar de personas en situación de vulnerabilidad. En principio, y aunque también está previsto que algunas familias sin recursos recalen allí, la mayoría de las 1.000 plazas serán destinadas a sintecho: en Barcelona, hay cerca de 1.200 personas que duermen en la calle, una situación de por sí complicada que lo es mucho más en tiempos de coronavirus y de confinamiento.

Aunque el consistorio dijo la semana pasada que no le consta que eso haya sucedido, entidades como Arrels han denunciado que la Guardia Urbana ha llegado a multar a sintecho por estar en la calle, en una situación que roza el esperpento. En todo caso, la administración local se puso a trabajar para crear un espacio de acogida. Pidió ayuda al Gobierno catalán y al central, y respondió el segundo, en concreto, la vicepresidencia que encabeza Pablo Iglesias, ofreciendo los recursos de la UME.

Primer contingente

Según relata el ayuntamiento, de entrada se instalarán 150 camas en el pabellón de Montjuïc, en el que los alojados encontrarán seguridad, higiene y alimentación. Ese número se irá ampliando en función de las necesidades que vayan surgiendo. La gestión del espacio corresponderá a personal del ayuntamiento junto con Creu Roja y otras entidades sociales. Habrá zonas de descanso, duchas y comedor. Entre el equipo que atenderá a los que sean trasladados al pabellón figurarán, entre otros, educadores sociales y psicólogos.

Otros dispositivos abiertos a raíz de la crisis sanitaria causada por el  COVID-19 son los 200 apartamentos que la ciudad ha alquilado a un operador, y en los que se situará a gente que esté en otros dispositivos y necesite ser aislada, así como a víctimas de la violencia machista y familias con niños. Otra 56 personas irán a nuevo equipamiento municipal, el Institut Pere Calafell, gestionado por Creu Roja y un centro de 30 plazas que permite el aislamiento de personas que están en centros de primera acogida. Este último caso funcionará en colaboración con la entidad Sant Joan de Déu. 

“Hoy damos la bienvenida a la UME, que nos dio una respuesta muy rápida cuando planteamos la necesidad de montar un operativo para alojar a hasta 1000 personas”, ha afirmado la alcaldesa, Ada Colau, en un vídeo.Un agradecimiento que contrasta con aquella imagen que tanto revuelo armó cuando, en el 2016, Colau comunicó en persona a militares que no eran bienvenidos al Saló del Ensenyament, algo que sus detractores le ha recordado estos días.

Te puede interesar

Ifema, reconvertido

Mientras, en Madrid, el recinto ferial de Ifema se está convirtiendo en un gran hospital, informa Efe. La Comunidad de Madrid, en colaboración con el Ministerio de Sanidad y la UME está habilitando camas en distintos pabellones, que ya han acogido a los primeros pacientes derivados de otros hospitales de la Comunidad. Por ahora, más de 1.300 personas podrán situarse allí, pero si es necesario se irá ganando espacio, hasta superar las 3.000 plazas e incluso llegar a 5.500.