25 sep 2020

Ir a contenido

CORONAVIRUS

Collboni anuncia que se aplaza el cobro de impuestos municipales

La tasa de terrazas, la turística y el coste de recogida de residuos dejan de cobrarse a las empresas

Batlle avisa de que BCN controlará que la movilidad laboral privada no ligada a servicios esenciales se reduzca

Toni Sust

El mercao de Sant Antoni, este lunes.

El mercao de Sant Antoni, este lunes. / ÀNGEL GARCÍA

Jaume Collboni ha anunciado este lunes las primeras medidas del consistorio en el campo económico. El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona ha comparecido por vía telemática desde su domicilio, ya que es uno de los concejales confinados por prevención ante el coronavirus.

Collboni ha empezando subrayando que el ayuntamiento es consciente del efecto que tiene que los comercios “no puedan levantar la persiana”. “Hemos empezado a tomar medidas para minimizar el impacto de la crisis sanitaria en el tejido productivo”. El objetivo, ha dicho, es que no se pierda ni un empleo, aunque ha añadido que es difícil que eso no suceda: “Haremos todo lo que podamos para no cierren empresas y no haya despidos”.

Las medidas que ha anunciado Collboni están pensadas para autónomos, pimes, esencialmente. “Queremos dar todas las facilidades para que el pago de nuestros impuestos no sea un problema añadido”, ha advertido. En primer lugar, el calendario de pago de los tributos municipales podrá retrasarse a petición de las empresas.

Primeras medidas

“No cobraremos el precio público de la recogida de residuos a comercios, restaurantes”, ha relatado. La tasa de terrazas no se cobrará y se devolverá si se ha cobrado por días sin actividad. Además la licencia se podrá adaptar al consumo real de la ciudad, por ejemplo, reduciendo el número de mesas previstas. Se aplaza hasta septiembre el cobro de la tasa turística en apoyo al sector turístico.

Barcelona pide al Gobierno central poder destinar los superávits municipales a paliar los efectos de la crisis sanitaria. Es decir, solicita relajar los límites de la ley Montoro. Collboni ha recalcado que estas son solo las primeras medidas y que habrá más.

Obras privadas, vetadas

Tras Collboni han comparecido el teniente de alcalde de Prevención y Seguridad, Albert Batlle, y la concejala de Salud, Gemma Tarafa, que lo harán cada tarde en adelante. Batlle ha explicado que el 88% de los empleados municipales hacen teletrabajo, sin contar los servicios esenciales.  Y que más de 1.700 agentes de la Guardia Urbana velan por que se cumplan las normas del decreto ley del Gobierno central.

“En el primer día de vigencia del decreto, ayer domingo, se hicieron tres actas de inspección y 250 avisos a locales, 123 denuncias y 2.000 avisos a personas”. Batlle ha subrayado que la gente debe entender que solo puede desplazarse en los casos en los que está permitido. Las obras de la ciudad se han detenido, con la excepción de trabajos en Glòries por seguridad y en el Port.72 actuaciones han sido detenidas. Las obras privadas en el espacio público quedan vetadas.

Batlle también ha anunciado que se incrementará la vigilancia por parte de la Guardia Urbana de la movilidad laboral privada no vinculada a servicios esenciales, como, ha dicho, también hace los mossos. El teniente de alcalde ha asegurado que el consistorio está preparado para la posibilidad de que la situación actual se prolongue más allá de los 15 días anunciados.

Positivo en un centro de acogida

Tarafa ha informado de que se han hecho ya el 40% de las llamadas a los barceloneses vinculados al servicio de teleasistencia para aconsejarlos y controlar su situación. "Las cuatro residencias municipales y los pisos tutelados están funcionando bien. Y el servicio contra violencia machista mantiene su seguimiento habitual".

Sobre la atención a las personas sintecho, ha explicado que tres centros de primera acogida y 2.000 plazas siguen a su disposición. Los comedores sociales han seguido abiertos. En un centro de primera acogida ha habido un positivo. La persona afectada está ingresada.