30 may 2020

Ir a contenido

CONFLICTO POLÍTICO

Los cortes de la Meridiana de Barcelona se interrumpen por la epidemia de coronavirus

El colectivo independentista anuncia que este viernes no habrá protesta y estudiará cómo proceder las dos próximas semanas

Guillem Sànchez

Imagen del último corte de tráfico de la Meridiana, el 13 de marzo, antes del estado de alarma. 

Imagen del último corte de tráfico de la Meridiana, el 13 de marzo, antes del estado de alarma.  / ELISENDA PONS

Un día después de que este diario destapara que la Conselleria d'Interior oculta que los Mossos d'Esquadra redactaron dos informes en los que explícitamente se pedía el fin de los cortes de la Avenida Meridiana, el colectivo independentista ha anunciado hoy viernes que cesa temporalmente su movilización. 

Tras 151 cortes de tráfico consecutivos en esta arteria, una de las principales de la ciudad, este viernes se circulará sin obstáculos por primera vez pero no será porque el 'conseller' Miquel Buch haya decidido atender al Ayuntamiento de Barcelona –que se lo ha solicitado en reiteradas ocasiones– o porque ya sea público que se lo aconseja su policía. El fin de los cortes en la Meridiana llega a causa de epidemia de coronavirus que ha obligado al gobierno español a declarar el estado de alarma. 

En un comunicado, divulgado a través del canal de Telegram 'Anonymous Catalonia', el colectivo 'Meridiana Resisteix' anuncia que los habituales de los cortes han decidido "desconvocar" las protestas y comenzar una encuesta sobre cómo proceder durante "las dos próximas semanas". 

La decisión la han tomado, según este comunicado, "para garantizar" su "seguridad" dado que muchos de los participantes tienen "hijos" o "familiares de edad avanzada" a quienes no están van a "poner en peligro". "No es ningún adiós", avisan, porque los cortes "volverán cuando la situación se normalice". 

Los Mossos proponían en sus informes que la concentración independentista se celebrara en la explanada de la estación de Renfe de Sant Andreu Arenal y sin cortar el tráfico de la Meridiana. Defendían esa propuesta por la afectación que provocan los cortes diarios tanto a los miles de conductores que regresan de trabajar como al negocio del tejido comercial de la zona. También porque en las últimas semanas habían aumentado la presencia de encapuchados, las hogueras en la vía pública y los enfrentamientos entre manifestantes y policías y entre los primeros y conductores.

Según la policía catalana, el ambiente de crispación creciente –en parte por el rechazo que generan los cortes en algunos ciudadanos, que en al menos dos ocasiones han agredido a concentrados– urgía a detener los tapones en la Meridiana.