19 sep 2020

Ir a contenido

CONFLICTO POLÍTICO

Buch oculta que los Mossos también piden el fin del corte de la Meridiana

Según fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, la policía catalana aconseja que la concentración se celebre sin interrumpir el tráfico

La Conselleria d'Interior no atiende las recomendaciones de su propio cuerpo de seguridad y, además, niega que estas existan

Guillem Sànchez

Imagen del último corte de tráfico de la Meridiana, el 13 de marzo, antes del estado de alarma. 

Imagen del último corte de tráfico de la Meridiana, el 13 de marzo, antes del estado de alarma.  / ELISENDA PONS

Los Mossos d’Esquadra han enviado otro informe a la Conselleria d’Interior después de conocer que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha anunciado su intención de seguir cortando la avenida Meridiana durante otras veinte jornadas después del 18 de marzo, fecha en la que expiraba la última comunicación de la entidad. Según las fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, en este documento, la policía catalana propone "un cambio de lugar" para la concentración, señala la explanada de la estación de Renfe de Sant Andreu Arenal –ubicada justo al lado del punto de los cortes– como el lugar más idóneo y subraya que en ningún caso la protesta debe "cortar el tráfico" ni producir "alteraciones en la normal circulación de personas, vehículos o transportes". Según las mismas fuentes, es una propuesta idéntica a la que hace tres semanas los Mossos enviaron a la Conselleria de Miquel Buch, que, como ahora, hizo oídos sordos a estos consejos y, además, ocultó que existieran recomendaciones policiales para modificarla. Un portavoz de Interior incluso llegó a asegurar a este diario que los informes de los Mossos eran "favorables" y que, por ese motivo, Interior no iba a alterar las protestas de la Meridiana, consecutivas desde el 14 de octubre del 2019, cuando se publicó la sentencia contra los líderes del 'procés'.

El mismo portavoz remarcó que la gestión de la Conselleria en los cortes de la Meridiana, que la confronta con el Ayuntamiento de Barcelona, es la misma que mantendría ante cualquier manifestación sin importar su ideología. Sin embargo, tres protestas similares y recientes no independentistas han recibido un trato distinto. En marzo del 2019, según el 9Nou.cat, Interior, a instancias de un informe de la policía catalana, prohibió a la Assemblea Integradora ronda sud i nord de Granollers –que cada jueves cortaba durante una hora dos carriles de la ronda sur de la ciudad– seguir con la movilización. La resolución de Buch dictó que podían manifestarse pero sin interrumpir el tráfico. La plataforma Jusapol, de policías españoles, convocó una manifestación en la plaza de Sant Jaume el 29 de septiembre del 2018. La Conselleria arguyó motivos de "seguridad" para cambiar su emplazamiento. La concentración se acabó celebrando en la Via Laietana. El pasado viernes Societat Civil Catalana (SCC) –un colectivo contrario al independentismo– convocó un corte en los túneles de Vallvidrera en protesta precisamente contra la movilización de Meridiana. En esa ocasión, la Guardia Urbana de Barcelona recomendó que en lugar de las dos horas previstas el corte fuera solo de media hora y que el tapón no fuera total y se dejaran libres los carriles laterales. La Conselleria sí atendió la solicitud de la Urbana en ese caso e hizo llegar esos consejos a SCC, que aceptó los cambios.

Un trato distinto

La Meridiana se ha cortado 151 días consecutivamente y la Conselleria no ha atendido durante ese período las peticiones del concejal de seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ni ninguno de los diversos informes policiales que impelían a Buch a actuar para minimizar las consecuencias que estas protestas causan en la circulación, en la economía del vecindario, en la convivencia e incluso en la seguridad. El conseller mantiene desde el pasado 14 de octubre, también en sede parlamentaria, que no alterar la protesta es defender el derecho constitucional a manifestarse. Sin embargo, ni los cuatro informes de la Guardia Urbana –todos ellos ignorados públicamente por la Conselleria– ni los de los Mossos –ignorados de facto, aunque no públicamente– prohibían ese derecho. Lo único que sugerían es que se manifestaran sin cortar el tráfico. En ninguno de los tres ejemplos citados anteriormente Buch consideró que se vulneraba el derecho a manifestarse de los colectivos al prohibir el corte de Granollers, cambiar la ubicación de la movilización de Jusapol o acortar la duración de la acción de SCC.

El propio movimiento independentista ofrece ejemplos de manifestaciones mucho más antiguas que la Meridiana que no han generado informes policiales adversos. El más gráfico es el de un grupo de activistas que, de forma intermitente, se concentra desde hace tres años al final de la calle de Aragó, a la altura de la calle de Urgell, sin interrumpir la circulación, con pancartas con los rostros de los políticos encarcelados por el Tribunal Supremo y con lazos amarillos. 

Veinte días más de cortes

El vicepresidente de la ANC, Josep Cruanyes, ha comunicado a la Direcció General d’Administració de Seguretat (DGAS) de la Conselleria su intención de alargar las acciones en la Meridiana hasta mediados de abril. Con la incógnita de saber si las recomendaciones de las autoridades para contener la epidemia de coronavirus diezmarán su participación, la previsión por parte de sus organizadores es que la movilización se mantenga inalterable un mes más. 

Los motivos que los Mossos arguyen en su último informe para pedir que la protesta 'Crides Meridiana', que reúne a un mínimo de 40 personas y a un máximo de 500 –en ocasiones excepcionales–, se celebre pero sin interrumpir el tráfico de la vía, "una arteria principal", son varios. Cita la afectación a los miles de conductores que regresan de trabajar y al negocio del tejido comercial de la zona, la presencia frecuente de encapuchados y las hogueras en la vía pública –que obligan a activar a unidades de los bomberos y dañan el mobiliario urbano–. Hace hincapié en los enfrentamientos ocurridos entre manifestantes y policías y también entre los primeros y conductores. Y concluye que el ambiente de crispación creciente –en parte por el rechazo que generan los cortes en algunos ciudadanos, que en al menos dos ocasiones han agredido a concentrados– urge a detener los tapones en la Meridiana. 

Domingo de tensión 

Para este domingo 15 de marzo un colectivo nacionalista español ha comunicado a la Conselleria d'Interior que tiene intención de llevar a cabo en el cruce de la Meridiana con el paseo Fabra i Puig –el emplazamiento de la protesta independentista– una contramanifestación. El horario previsto es el mismo que el de 'Crides Meridiana', de 20.00 horas a 22.00 horas. La coincidencia inquieta a los Mossos d'Esquadra, que afrontarán otro episodio de tensión en este lugar. 

Durante los días 10, 20 y 30 de enero, cuando coincidieron en este punto de la Meridiana "colectivos de marcado signo antagonista", y también el pasado 16 de febrero, cuando se repitió otra situación "de muy alto riesgo" entre manifestaciones enfrentadas, la policía catalana tuvo que volcar una cifra elevada de recursos de orden público para evitar que bloques opuestos contactaran.

Si las medidas decretadas para contener la epidemia de coronavirus no cambian la agenda, este próximo domingo las previsiones son que para garantizar la paz social y que no exista violencia entre ambas manifestaciones, subrayan los Mossos, volverá a ser imprescindible invertir de nuevo un elevado número de efectivos que, de otro modo, podrían destinarse a otras necesidades de la ciudad.